Vendedores y compradores piensan lo mismo: que la feria es un espacio para compartir, que ayuda a la economía provincial y refleja buena onda. Por eso cada vez más gente se suma a este fenómeno ideado por el Gobierno provincial a través del Ministerio de Producción.

Los vecinos encuentran en la feria una oferta ciento por ciento puntana.

La Feria de Productores siempre despierta sonrisas. De un lado y del otro del mostrador. Porque tanto los que atienden los puestos como los clientes sienten que es un espacio para compartir y hacer buenos negocios. Unos, los productores, saben que es el canal de comercialización ideal en un momento económico difícil. Los otros, los vecinos de San Luis y los turistas asombrados, porque tienen en un mismo lugar precio y calidad, con una oferta ciento por ciento puntana.

“La Feria de Pequeños y Medianos productores es hermosa. Les da una posibilidad muy linda a los productores, que están medios olvidados. A través de este proyecto del Ministerio de Producción uno llega a otros puntos y es un beneficio tremendo. La feria nos ayuda para vender fuera de temporada”, reconoció Delia Valori, de Los Molles, quien está desde la primera edición de la feria y no falta nunca, ya sea en San Luis, Merlo o Villa Mercedes.

Miriam y Marta son parte del universo de clientes. Son hermanas y llegaron desde Buenos Aires: “Vinimos a visitar a mi hijo que vive acá, y aprovechamos para venir a la feria que es hermosa porque muestra a los productores locales y les da una oportunidad de crecimiento. Nos llevamos regalos, verduras y quesos”, aseguró Miriam, con las manos cargadas de bolsas.

Fabiana y Damián pertenecen a la camada de artesanos, que en cada edición gana terreno luego de un comienzo en el que la feria estaba más enfocada en los comestibles. “Nos encanta el espacio, la organización y la convocatoria de la feria. Nos ayuda mucho ya que la gente nos empieza a conocer y se forma un ambiente de amistad y compañerismo. Cada feria es una fiesta”, dijeron a dúo, mientras no paraban de atender consultas y armar bolsitas.

Graciela y Sara, en tanto, son de San Luis capital y nunca se pierden una feria cuando se hace en el Parque de las Naciones. “Ya vinimos varias veces y nos parece muy buena la oportunidad que le da el Gobierno de San Luis a los productores locales de mostrarse, y a nosotros de descubrirlos, ya que a muchos nos los conocíamos. Llevamos dulces y fiambres a precios muy accesibles”, dijo Sara, convencida de haber comprado todo lo que quería y sin pagar de más.

Desde el otro lado del mostrador, Enrique Kunstler, quien produce cerveza artesanal, piensa lo mismo que las clientas: “Estoy muy agradecido a la Provincia porque es un espacio gratuito que nos permite darnos a conocer. Tenemos dos beneficios: que vendemos un producto que hacemos acá y que nos ven, eso es importantísimo, porque no podemos poner un local a la calle, que nos traería un pago de impuestos imposible de sobrellevar. Además, hay un tema que no es material y es el conocer gente y hablar, es divertido, a mi me gusta y motiva, no vale plata, vale mucho más que eso”, aseguró el hombre, quien ofrece cerveza tirada al paso y botellas para llevar.

Para Celeste y su mamá Graciela, “la Feria está muy buena porque venden de todo y a precios accesibles. Ya vinimos tres veces y además de comprar, disfrutamos del día en el parque. Somos clientas habituales”. Eso es lo que agradecen productores como Alejandro Speroni y Noelia Belén Ojeda, la disposición de la gente: “Es la primera vez que venimos, nos enteramos por un amigo que armó su stand en varias ocasiones, vendió todo y nos motivó a anotarnos en el Ministerio de Producción. Estamos muy contentos porque vendimos casi todo y más de lo esperado. Hacemos delicias de limón y jugos naturales. Más allá de vender es una experiencia muy buena, ya que conocemos gente y disfrutamos de la música”.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Producción.