La gestión integrada del agua en nuestra provincia, responde a un modelo de planificación y acción estratégica que aborda medidas en beneficio de una administración inteligente del recurso hídrico. En ese sentido el Gobierno provincial durante más de treinta años ha implementado maniobras tendientes a fortalecer el modelo de administración con la mirada puesta en la producción, el crecimiento, la inclusión y el progreso.

En la provincia, existen 20 diques integrados que conforman un complejo sistema que además incluye acueductos, canales y pozos públicos, todos ellos administrados y gestionados por el Gobierno provincial a través de San Luis Agua, el órgano competente en la gestión integrada del recurso.

En materia de diques, San Luis cuenta con una política hídrica de vanguardia, que permite contar con una reserva hídrica incrementada en más de un 50% en los últimos años, la que garantiza la provisión de agua para todos sus habitantes por varias décadas y alcanza una capacidad total de almacenamiento de 470 hm³.

El agua para consumo humano, agrícola, ganadero, riego e industrial entre otros, es un elemento fundamental no solo para la supervivencia sino también para el crecimiento y desarrollo de una provincia en permanente expansión.

Los espejos de agua en nuestra provincia, están ubicados en la zona serrana y el recurso allí reservado es el que se distribuye a través de la red de acueductos y canales.

No se puede hablar de diques, sin mencionar la extensa red de acueductos y canales que de ellos se desprende y que hoy alcanza los 4.000 km de extensión de agua conducida por acueductos y los 731 km de agua cruda transportada por el sistema de canales.

Lo verdaderamente significativo de los datos de la infraestructura hídrica, es que estos reflejan producción, crecimiento, empleo e inclusión, evitando el éxodo poblacional y aportando más herramientas para el desarrollo de iniciativas productivas a los ciudadanos de los distintos pueblos y parajes del interior provincial.

Nota y foto: Prensa San Luis Agua.