A lo largo de la presente semana, la feligresía católica de San Luis acompaña los festejos por el 150° aniversario de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, uno de los primeros templos de la provincia, que recientemente ha sido sometido a una exhaustiva intervención edilicia para su puesta en valor.

A los oficios de las Novenas se han sumado otras actividades, como las charlas brindadas por las congregaciones “Hijas del Sagrado Corazón” y “Misioneras de Madre Cabrini”, como también la que este jueves brindará el artista plástico Miguel Ángel Zeballos, en alusión a la historia del edificio religioso ubicado en España y Pedernera, pleno centro comercial de Villa Mercedes, donde este viernes a las 20:00 el coro “Amicanto” brindará un concierto homenaje.

Victoria Urquiza y Gustavo Ceballos, miembros de la pastoral de la parroquia, adelantaron que “los festejos culminarán el sábado, con la solemne misa que presidirá, a las 17:00, el obispo Pedro Daniel Martínez, acompañado por el vicario y párroco, Ignacio Daminato, como también por sacerdotes de toda Villa Mercedes, tras lo cual se proyectará un video institucional, un video mapping (proyección artística sobre la fachada de la parroquia) y se descubrirán placas, para finalmente compartir con los concurrentes la torta de aniversario y chocolate”.

Reza la historia que en 1856 los primeros pobladores erigen la capilla, mientras que en 1869 se firma el decreto para la construcción de la parroquia, lo que derivó en que el Fuerte Constitucional modificara su nombre por el actual de Villa Mercedes.

Si bien los planos originales contemplaban dos campanarios, el edificio se inauguró con una sola torre. El faltante fue motivo para que, a lo largo de las décadas, surgieran varios proyectos truncos destinados a erigir ese apéndice.

Durante 2017, en una visita que realizó el gobernador Alberto Rodríguez Saá al templo, y tras tomar conocimiento de que se disponía una serie de refacciones, dio intervención al Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura para proceder a una refacción general del edificio. Estos trabajos abarcaron techos, muros, cimientos, la construcción de una santería y, lo más ansiado por los villamercedinos, concluir el proyecto original y sumar el segundo campanario, ardua tarea que demandó la realización de una copia fiel del ubicado en el sector norte. Actualmente, entre ambas torres se encuentra una también restaurada imagen de Nuestra Señora de la Merced con Jesús niño en sus brazos.

“Fue un trabajo en el que se involucró la comunidad, ya que muchos feligreses participaron en las tareas de restauración”, acotó el padre Ignacio Daminato, que además comparó “estas refacciones con la reparación de un coche en marcha, porque la parroquia siempre continuó con las puertas abiertas y oficiándose las misas”.

El antiguo templo forma parte del patrimonio histórico y arquitectónico de la ciudad, rango que también le ha otorgado el Concejo Deliberante y la Cámara de Diputados de la Provincia.

 

Nota: ANSL.

Fotos: Gentileza Chiche Herrera.