Utilizando los datos de la Universidad Católica Argentina, la pobreza creció en el actual período presidencial de 30% en 2015 a 35% en el primer trimestre de 2019. Con la caída del poder adquisitivo, la tendencia es que sigue aumentando la cantidad de pobres.

El presidente Macri prometió en campaña, “pobreza cero”. Posteriormente dijo: “Quiero ser evaluado como presidente por si fui capaz, o no, de reducir la pobreza”, estas palabras fueron dichas el 12 de marzo de 2019, cuando ya había pasado más de un cuarto de su mandato.

Miremos aquí los datos de la Universidad Católica Argentina, que son los que utilizaba el actual oficialismo nacional, cuando era oposición para criticar las políticas del gobierno anterior.

A principios de este año el Observatorio de la Deuda Social de la UCA, publicó el documento de trabajo cuya primera página o tapa compartimos.

El primer cuadro de este trabajo muestra los datos de indigencia y pobreza en hogares y el total de personas. Debido a cambios metodológicos que se produjeron en la medición del Indec, donde se cambió la tabla de equivalencias y se aumentaron productos y servicios en la Canasta Básica Total (Línea de pobreza) hubo que realizar cálculos especiales para empalmar (hacer equivalentes) las series. El resultado es el siguiente:

Macri asumió con 30 % de personas pobres, y en 2018 el porcentaje subió a 33,6%. Son los datos anuales. El crecimiento de los pobres en ese periodo fue superior al 11%.

Ahora con los datos del primer trimestre de 2019, la situación empeoró.

Seleccionamos el titular de un diario cuya línea editorial dista muchísimo de ser opositora.

Ya está en el 35%, son 5 puntos porcentuales más que los que tenía Macri cuando asumió como presidente. El incremento de personas pobres es de casi el 20% si se toma en cuenta no solo el incremento porcentual sino que además hay más habitantes en el país. Hay alrededor de un 4% más de personas que las que había en 2015.

Si complacemos el deseo del presidente de ser juzgado por si bajó o no el índice de pobreza, la sentencia es condenatoria.