El fenómeno astronómico se vivió plenamente en cada uno de los miradores naturales de San Luis. Sólo en Merlo y Costa de los Comechingones, más de 30 mil personas disfrutaron del evento. En el Filo de Merlo hubo cerca de 8 mil personas, que antes y después de la actividad colmaron la Avenida del Sol, los hoteles, cabañas y alojamientos.

El eclipse de sol generó un movimiento sin igual. Este martes, desde temprano, vecinos y turistas nacionales e internacionales se acercaron a cada uno de los lugares privilegiados para el avistamiento.

El Filo serrano de Merlo fue uno de los puntos más elegidos en la Costa de los Comechingones. Allí, cada una de las casi 8 mil personas vivieron segundo a segundo un momento único e irrepetible, mientras medios de comunicación de la Argentina y del exterior transmitían el suceso para todo el mundo.

Cada uno de los miradores de la Costa de los Comechingones se colmó de personas que vivieron el fenómeno en familia y con amigos. Así, el Mirador del Sol, Mirador del Tala Caído, Mirador de Damiana Vega y Mirador del Peñón Colorado se vieron repletos. Lo propio se vivió en campings y miradores privados de la zona.

Cada una de las localidades que integran el cordón de los Comechingones dispuso de variadas actividades. El Ministerio de Turismo y Parques respaldó estos eventos con el objetivo de brindar a los visitantes información sobre todo San Luis, asesoramiento y promoción, además de llevar estas propuestas al Parque Nativo de Potrero, los Espejos de Agua de Villa Mercedes y el mirador Rodeo de las Gallinas en San Francisco.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Turismo y Parques.