En los cinco primeros meses del año, lo único que subió más que la inflación en las cuentas de la Nación fue el pago de intereses por la deuda. La inversión en agua y alcantarillado es del 0,6% y en educación del 0,31%.

El Ministerio de Hacienda mensualmente publica su balance. Nos informa sobre los ingresos y gastos del Estado nacional y comunica los datos mensuales y el acumulado de los meses transcurridos en el año, y los compara con el mismo período del año anterior.

En mayo le ingresó a la Nación un poco más de 320 mil millones de pesos y en los primeros cinco meses casi 1,4 billones de pesos. Egresaron de sus arcas en el mismo mes, casi 359 mil millones (déficit de 38,6 mil millones) y en los cinco primeros meses del año los egresos fueron de algo más de 1,6 billones de pesos (déficit de 219 mil millones de pesos).

Pese al ajuste (achicamiento) del Estado, equivalente a 10 pp en relación al ingreso y a 24,4 pp contra la inflación, el déficit aumentó de 162 a 219 en miles de millones de pesos. Equivale a un aumento de más del 35%. El ministerio de Dujovne lo compara en relación al PBI en estos términos, “el déficit fue de 1,1 en 2018 y es de 1 en 2019”.

Como se puede observar en la página 5 del PowerPoint de Hacienda, el único concepto que superó la inflación fue el pago de los intereses de lo que adeuda la Nación. Pagamos más del doble de lo que pagábamos hace un año.

Es un año electoral y el Gobierno nacional está en campaña. Sus mensajes básicamente se están basando en las obras que realizó. Por ello me parece pertinente la siguiente pregunta: ¿Cuánto invierte el Estado nacional en gastos de capital (obras como por ejemplo alcantarillado y agua potable) en relación a lo que le ingresa?

Aquí lo datos oficiales de enero-mayo 2019, en porcentajes:

Los gastos de capital (inversión total) son un 6,16% del total de los ingresos.

Para agua y alcantarillado, un 0,6%

Para educación, un 0,31%

Mientras que el pago por intereses de la deuda equivale al 18,34% del total de ingresos.