La familia de músicos de Juana Koslay compartió un cóctel de varios géneros. Con la cumbia pop mostró todas sus fortalezas este viernes desde las 19:00.

La banda se mueve como pez en el agua no sólo entre diferentes ritmos sino también en múltiples espacios como peñas, boliches, pubs o fiestas privadas. La flexibilidad es clave para esta familia de artistas. “Todos le ponemos la misma fascinación a la música y eso ayuda mucho”, contó el cantante y tecladista Marcelo Orozco minutos antes del show que combinó folclore, latino, rock nacional, cumbia pop y cuarteto.

“El nombre llegó porque éramos una banda que sólo hacia el género tropical, pero incorporamos las dos voces femeninas (de mis hermanas Katherine y Lourdes González). Con ellas empezamos a variar los géneros”, recordó Orozco. El resto del quinteto, formado en febrero de 2018, está compuesto por Martín Rivero y Nicolás Orozco, ambos en percusión. “Somos tres hermanos y dos primos. Todos de Juana Koslay”, agregó.

Fusión Latina ha participado en diferentes festivales de localidades cercanas y en el circuito turístico de la ciudad capital.

“Estamos trabajando para armar un material discográfico con dos temas propios más ocho temas reversionados de otros artistas. Esperamos presentarlo para noviembre de este año”, adelantó Orozco.

“Es un placer y orgullo estar en el Salón Blanco. Para nosotros es un sueño cumplido y una muy buena propuesta para hacernos conocer”, expresó.

Sobre el escenario en Terrazas del Portezuelo sonaron “Deseos de cosas imposibles”, “Once mil”, “Chau”, “Calma- nada”, “Cómo te voy a olvidar”, “Amor”, “La noche sin ti”, “Acércate”, “Piel a piel”, “Me vas a extrañar”, “Fue difícil”, “Dale vieja” y “Ahora mírame”. También, durante el frío atardecer, hubo tiempo para un tributo al rock nacional de los ochenta.

 

Nota, fotos y video: ANSL.