Le detectaron cáncer de mama hace un año y medio. Ahora se entusiasma por continuar su lucha en el Centro Oncológico Integral que será inaugurado este miércoles.

En su obra “El hombre en busca de sentido”, el psiquiatra Viktor Frankl cuenta cómo sobrevivió en los campos de concentración nazis. Una cruda, pero iluminadora historia en primera persona que, al mismo tiempo, tiene eco en cualquier situación límite. La brújula depende del significado. Eso descubrió Zoraya, paso a paso, desde que le diagnosticaron cáncer de mama en la Maternidad Provincial.

“Antes, quizás, le daba más importancia a las cosas insignificantes de la vida y hoy disfruto el día a día, de lo que tengo, totalmente segura de que el amor sana”, expresó emocionada. “Hoy disfruto de un día de plaza con mis cinco hijas, de una salida al cine, disfruto desde otro punto de vista, quizás antes se rompía algo y hacía un escándalo”, reflexionó la vecina de Juana Koslay, oriunda de General Pico.

Aunque cuesta arriba, Zoraya emprendió su camino con paciencia y aceptación. “Traté de enfocarme en curarme, entonces no le di demasiada importancia a las cosas, le di para adelante, me puse como los caballos las anteojeras y seguí para superarlo. Ahora, en junio, me tocan los controles que son cada tres meses”, contó la paciente que hace dos meses concluyó el tratamiento de radioterapia en Mendoza. Sin embargo, en este duro proceso, seguir el tratamiento en otra provincia para ella implicó un desarraigo emocional muy fuerte.

Este miércoles su horizonte cambiará. “Que esté todo acá, que tengamos esa posibilidad los pacientes oncológicos de hacer un tratamiento o un estudio acá, está buenísimo”, destacó sobre la inauguración del Centro Oncológico Integral. También se refirió a los espacios de oncoestética y terapias alternativas con los que contará la ex residencia de Gobernadores, donada por el mandatario puntano Alberto Rodríguez Saá. “Que te enseñen a colocarte el pañuelo, a pintarte las cejas, cosas simples que para otros no significan nada, pero para nosotros es un montón, una caricia al alma, porque vos la estás pasando mal y que otro venga y se ocupe de vos está bueno”, indicó.

La paciente agregó que es importante la contención familiar y opinó sobre el modo de afrontar esta adversidad: “El setenta por ciento es la cabeza”.

También, aconsejó prevenir la enfermedad mediante los diferentes controles sanitarios.

“El mensaje que dejo es que sí se puede”, concluyó Zoraya, quien vive hace 14 años en San Luis e irradia fortaleza.

 

Nota, fotos y video: ANSL.