«La Policía tiene todos los instrumentos para cuidarnos, y cuando haga falta le vamos a dar más y más», dijo el gobernador Alberto Rodríguez Saá en el acto realizado en la tarde de este martes en la Jefatura de la Unidad Regional II con jurisdicción en todo el departamento Pedernera.

“La Policía siempre debe estar muy cerca de la gente». Así reflexionó ante la prensa de Villa Mercedes el gobernador Alberto Rodríguez Saá este martes por la tarde, luego de presidir el acto en el que la Unidad Regional II recibió 10 camionetas y 30 motocicletas. «La Policía debe ganarse todos los días el cariño de la comunidad, por lo que es muy complicada la tarea de esta institución, que debe estar siempre muy cerca de la gente».

Minutos antes, el primer mandatario se dirigió al personal policial y público presente, reunidos en la Unidad Regional II, con asiento en Villa Mercedes, mencionando en primer lugar que «este miércoles se conmemora el Día del Trabajador. Qué lindo sería que fuera una jornada solidaria, de reflexión, y que sembremos esperanza. En épocas de pleno empleo, cuando todo el mundo tiene trabajo y la situación social es buena, siempre es un día de fiesta, y cuando alguna vez en la historia argentina nos juntábamos en la Plaza de Mayo, y como dijera María Elena Walsh… ‘cuando el que te jedi salía al balcón’; pero ahora es un momento triste, no están bien las cosas. Vemos la situación en Venezuela, con los organismos de seguridad, de un lado y del otro, reprimiendo a la gente, y con mucha cobardía los políticos mandando a la gente a la calle para ser blanco de cualquier atrocidad. Además, días pasados quedábamos hipnotizados con dos pizarras, el riesgo país y el aumento del dólar; todos sabemos que cuando el riesgo país sube debemos pagar más intereses con la deuda externa. Cuando esto pasa no es que nos dieron un papel verde y devolvemos otro papel verde, quieren que paguemos con la sangre, sudor y lágrimas de los trabajadores. Eso genera temor y, de alguna manera, inseguridad, el miedo a perder el trabajo, algo tremendo que sacude a la familia, como ha sucedido en estos días en Villa Mercedes con los aceiteros y otras preocupaciones. Todo eso debe ser motivo de preocupación, como también de reflexión en este 1° de mayo».

Seguidamente se refirió al acto en sí, destacando que «es muy lindo poder darle a esta institución los instrumentos necesarios; si ya los tienen darles más y, si mañana falta alguno, preocuparnos para entregarlos. Está preocupada la población por la inseguridad, y tiene razón, porque si bien los índices no son tan graves en San Luis, cuando a uno le pasa, cuando se es víctima de algún hecho delictivo, parece que a todos les pasa y se expande, se crea una situación difícil en la familia y en el barrio. Por eso siempre hay que ser celosos custodios de todos los ciudadanos, de quien sale a la mañana a buscar trabajo o a cumplir con su jornada, porque cuando vuelve y se encuentra con que le robaron en la casa es casi irreparable ese dolor, dura casi una vida. Hay que cuidar a los humildes, que son los más vulnerables, a los comerciantes, a los productores, al almacenero y al kiosquero del barrio; hay que estar siempre pendientes. Por eso debemos ser muy buenos padres de familia, y en la Policía sobre todo, y que sepa toda la población que están pendientes de cuidarlos».

Tal como lo hiciera el lunes en Terrazas del Portezuelo, durante la entrega de móviles para el departamento Pueyrredón y otros puntos de la Provincia, el jefe de Estado recordó la oración expresada en varias ocasiones por monseñor Eduardo Miranda: «Señor, aquí están los integrantes de la Policía Provincial, estas personas están al servicio de tu pueblo, poseen un verdadero sentido de obediencia, indispensable para el éxito de toda empresa colectiva. Que sus pasos con sus cuerpos, sus corazones y con la sangre se comprometan a fondo ante los ojos de toda la comunidad. Dales a todos tu luz para que comprendan que su misión exige algo más que un celo pasajero o limitado, que al caer la tarde, coronados por la fatiga por velar por la comunidad, se vean amparados con tu bendición e inundados de alegría, cobren nuevos ímpetus para combatir el delito, que la Virgen del Rosario del Trono, Patrona jurada de la institución policial, los ampare, los guíe y los conduzca a la tranquilidad de sus almas; así sea. Viva la Policía de la Provincia, viva Villa Mercedes».

Nota, fotos y videos: ANSL.