Los cadetes del último año de la Tecnicatura en Seguridad Pública y los aspirantes a agentes, que realizarán sus prácticas profesionalizantes en los operativos de las festividades religiosas, fueron los primeros en recibir la capacitación. 

Comenzaron las capacitaciones para el personal que participará de los operativos en Renca y Villa de la Quebrada.

Comenzaron las capacitaciones para el personal que participará de los operativos en Renca y Villa de la Quebrada.

Las actividades comenzaron a las 8:30 en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo. Participó el ministro de Seguridad, Ernesto Nader Ali; el jefe y el subjefe de la Policía puntana, Fabricio Portela y Pablo Álvarez, respectivamente; el rector del ISSP, Oscar Magni Oga; y demás autoridades policiales.

El ministro Ali efectuó la apertura de las jornadas: “Todos los profesionales en cualquier ámbito que se desarrollen se tienen que formar permanentemente”, comentó y añadió: “Sostengo y tengo datos objetivos de que la Policía de San Luis es la mejor de la Argentina y eso se logra, entre otras cosas, con la capacitación”.

Asimismo, el titular de Seguridad les dijo a los alumnos: “Sepan que van a entrar a una fuerza en donde la impronta será la capacitación, la que nos permite adelantarnos a los hechos, cuidar mejor a los ciudadanos de San Luis, que es nuestra tarea fundamental, y saber el lugar que debemos ocupar en determinado momento para que no nos sorprenda nada, más teniendo en cuenta estos eventos multitudinarios como los son las fiestas religiosas”.

La capacitación estuvo destinada a más de 200 cadetes y aspirantes a agentes del ISSP, de las sedes de Las Chacras (Juana Koslay) y Concarán, quienes realizarán sus prácticas profesionalizantes en los operativos de seguridad de Villa de la Quebrada, Renca y Las Lomitas (Santa Rita de Casia).

Marisa Lozano, directora General de Recursos Humanos de la Policía, comentó: “Es una práctica más para sumar en la formación de los alumnos, y nosotros en pos de eso les brindamos las temáticas que se abordarán en los operativos religiosos”.

Por su parte, el subcomisario Gerardo Contrera, de la Unidad Regional I, explicó que son fiestas “que convocan 200 mil personas, algunas de las cuales vienen con la intensión de delinquir. Por eso, se prepara al cadete y al aspirante para que reconozca al que viene a hacer daño o provocar un delito”.

Contrera también destacó la actitud participativa de los alumnos: “Terminamos de disertar y seguían preguntando algunos conceptos, como las personas en estado de ebriedad, el tema de los menores y algún hecho de violencia contra la mujer o disturbios”.

Algunos de los temas que se trataron fueron confección de sumarios, denuncias, situación de vulnerabilidad de niños y adolescentes, averiguación de antecedentes y medios de vida, estupefacientes, asistencia al turista y a los peregrinos, primeros auxilios y medidas de seguridad en emergencias, seguridad vial, y detención y traslado de detenidos.

Nota, fotos y videos: ANSL.