La gélida realidad de los resultados desmiente aquella ilusa sentencia presidencial. Hoy nos estamos preguntando si son un equipo.

Días antes de asumir, exactamente el 2 de diciembre de 2015, el presidente Macri presentó a su Gabinete y dejó una frase, que más que optimista se tornó ilusoria: “El mejor equipo de los últimos 50 años”.

Sí, por sus frutos los conoceréis, o mejor que decir es hacer, o al final se justifican los medios, u otras muchas conocidas frases similares. Debemos juzgar por los resultados. No creo que haya argentino que sostenga que el Gabinete haya sido el mejor equipo del último medio siglo.

Recordemos. Más que duplicar la inflación, casi duplican la desocupación; multiplicaron la deuda, aumentaron el déficit, bajaron drásticamente la producción y van a cerrar 3 de 4 años con recesión. La gente sabe (de sabiduría y de sabor) que estamos peor.

Por lo tanto aquella prematura aseveración, ya no se discute. Es mentira.

Lo que nos estamos preguntando hoy, atento las últimas noticias y los anticipos de lo que puede ocurrir la próxima semana, es si conforman un equipo.

El diccionario de la Real Academia Española, en la primera acepción de la palabra equipo, nos enseña que es un “grupo de personas organizado para una investigación o servicio determinado”. Un gabinete ministerial o el partido o alianza gobernante, debería ser un grupo, organizado, con acciones conjuntas y coordinadas con una finalidad común.

El tema del congelamiento o acuerdo de precios fijos, ha provocado conductas contradictorias. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, en su informe mensual ante los legisladores, negó absolutamente que se fueran a congelar los precios. Mientras, en el Ministerio de la Producción y Trabajo, que encabeza Dante Sica, se negociaba el congelamiento de algunos precios por seis meses. Las discrepancias entre Dujovne y Sica, se han hecho públicas. Ayer se reunieron en Casa Rosada, funcionarios y los 5 gobernadores oficialistas. También, allí hubo propuestas con rumbos encontrados.

Hoy es nota de Clarín una frase de Gerardo Morales, gobernador oficialista de Jujuy, en contra de Durán Barba, asesor presidencial: “Que cierre la boca”. El jefe de la bancada oficialista en Diputados, Massot, le reclamó a Marcos Peña en plena sesión que aporte para construir consensos. La exposición del jefe de Gabinete fue claramente confrontativa.

Con esas idas y vueltas, confrontaciones y hasta descalificaciones, ¿Se puede afirmar que los que integran el oficialismo nacional son un equipo?