Al igual que en todo el país, Villa Mercedes conmemoró el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia a través de las distintas expresiones formalizadas por instituciones y fuerzas vivas. Tal fue el caso del Gobierno de la Provincia, a través de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, mediante el acto desarrollado en la Plaza de las Mujeres del barrio 500 Viviendas, al este de la ciudad.

Virginia Parladorio, integrante del citado organismo, que forma parte del protocolo de la Secretaría de la Mujer #NiUnaMenos, brindó un discurso en el que se destacaron los números de la dictadura, detalle que permite graficar desde una óptica distinta al régimen implementado por la junta militar a partir del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976: “La dictadura duró 2.818 días; tuvo cuatro presidentes, Videla, Viola, Galtieri y Bignone; se cerraron 20.000 fábricas; se abrieron 340 centros de detención; la deuda externa se multiplicó por 6; la inflación acumulada entre 1976 y 1983 fue de 517.000%; mientras se desarrollaba el Mundial de Fútbol en 1978, desaparecieron 69 personas; se prohibieron más de 200 películas extranjeras y 130 argentinas; más de 600 libros fueron prohibidos; se persiguió a artistas, periodistas, actrices, actores, muchos fueron asesinados; aumentó la pobreza del 4,4% en 1975 al 37,4% en 1983. La dictadura disolvió el Congreso de la Nación Argentina; desaparecieron 30.000 personas; arrojaron desde aviones a hombres y mujeres al mar o al Río de la Plata, todavía vivos; las mujeres constituyeron el 33% del total de los desaparecidos entre 1976 y 1983; 490 personas nacieron en cautiverio, sólo 127 fueron recuperados. El abuso sexual y las violaciones a mujeres fueron todos los días, estando encapuchadas; los abusos se produjeron principalmente en la Escuela de Mecánica de la Armada (E.S.M.A.). Se apropiaron de los hijos e hijas de las desaparecidas. Las mujeres fueron el botín de guerra de la dictadura”.

Desde lo institucional, la Secretaría de la Mujer ratificó el repudio de los tratos crueles, torturas y demás aberraciones “que sufrieron nuestras mujeres, niños, recién nacidos, mujeres embarazadas, ancianos y la comunidad LGBT”, añadió la funcionaria.

De la ceremonia participaron numerosas personas que directa e indirectamente sufrieron el avasallamiento de la dictadura, entre ellas Nazarena Echandía, hija de un reconocido militante justicialista de Villa Mercedes que padeció la persecución y la prisión política durante aquellos años oscuros, y que años después integrara la Comisión de Derechos Humanos de la Provincia de San Luis hasta su muerte. Hoy miembro de la Juventud Universitaria Peronista, Nazarena recordó los principios y valores que le transmitió su padre, destacando la importancia de mantener vigente la memoria de lo que pasó, para evitar que la libertad vuelva a ser puesta bajo la amenaza de doctrinas ajenas a las necesidades de la sociedad.

Seguidamente se leyó la siguiente lista, que corresponde a las mujeres oriundas de San Luis que fueron desaparecidas y asesinadas por la dictadura:

  • Rosa Gutiérrez: de San Luis
  • Rosa Cristina Godoy: de San Luis
  • Haydeé Maldonado: de San Luis
  • María Esther Peralta: de San Luis
  • Norma Gladys Monardi, nacida en Justo Daract, que estudió en Córdoba y militó en la Juventud Universitaria Peronista. Fue secuestrada y desaparecida el 8 de julio de 1976 en la vecina provincia.
  • María Helena “Pancha” Harriague: nacida en Villa Mercedes. Vivió en Río IV, militante católica y peronista; fue secuestrada y desaparecida en La Plata.
  • Leonor Landaburu: recordada como “Noni” por familiares y amigos. Nacida en Villa Mercedes, fue militante católica y catequista, licenciada en ciencias de la educación. Fue detenida en 1976 en Capital Federal, estaba embarazada de más de 7 meses.
  • Susana Ossola, nacida en San Luis. Fue secuestrada junto a su marido en San Miguel, provincia de Buenos Aires; estaba embarazada de 3 meses. Fue asesinada el 1° de julio de 1976.
  • María del Carmen del Bosco, nació en Villa Mercedes, militante que permaneció cautiva en los centros clandestinos “Campo de la Rivera” y en “La Perla”. Tenía 21 años y continúa desaparecida.
  • Valeria Dixon, nacida en Villa Mercedes, militante católica. Fue secuestrada y desaparecida a los 23 años en Vicente López, Buenos Aires.
  • Graciela Fiochetti, oriunda de La Toma. Fue detenida cuando tenía 21 años, en septiembre de 1976. Su cadáver apareció en las Salinas del Bebedero.
  • Elsa Alicia Landaburu; villamercedina, recordada como “Nené”, militante peronista; fue secuestrada el 28 de marzo del ‘76 en su domicilio en Córdoba. Permaneció cautiva en el centro clandestino “La Perla”. Fue asesinada cuando tenía 26 años. Sus restos fueron recuperados por su familia.
  • Ana María Ponce, nacida en la ciudad de San Luis. Militante de la Juventud Peronista secuestrada en Buenos Aires. Fue vista en la E.S.M.A. en 1978 por Graciela Daleo, compañera de detención, a quien Ana María entregó los poemas que escribió durante su cautiverio.

La titular de la Secretaría de la Mujer, Adriana Bazzano, rindió tributo a las mencionadas víctimas de la dictadura leyendo uno de los poemas de Ana María Ponce, cuyas estrofas reflejan de por sí el calvario por el que atravesaron estas sanluiseñas y las decenas de otras argentinas asesinadas y desaparecidas:

Me miro, simplemente,

me miro y a veces no me reconozco.

Entonces vuelvo a mirarme los pies,

y están atados;

las manos,

y están atadas;

el cuerpo,

y está preso;

pero el alma,

¡ay! el alma, no puede

quedarse así,

la dejo ir, correr,

buscar lo que aún

queda de mí misma,

hacer un mundo de retazos,

y entonces río,

porque aún puedo

sentirme viva.

 

Como cierre de la conmemoración se descubrió una placa, en la cual quedan inmortalizados los nombres de estas mujeres de la Provincia de San Luis, a quienes alcanzó el horror instalado durante los oscuros años de la dictadura cívico-militar de la Argentina.