Así lo definió Francisco Farhat, el flamante Campeón Argentino de Ajedrez sub-14. Con 13 años integra la Escuela de Talentos de la Universidad de La Punta y obtuvo el título nacional en Villa Martelli, el pasado 5 de marzo. 

El esfuerzo y las ganas de seguir aprendiendo lo llevaron a integrar la Escuela de Talentos que lleva adelante el Programa de Ajedrez de la ULP.

A pesar de su corta edad, Francisco Farhat tiene un objetivo claro: “El ajedrez es mi pasión, una meta que me puse en la vida para llegar lejos”. Nació en Tucumán, en el 2006, y con 7 años llegó con su familia a Merlo.

“A los cinco años mi abuelo me regaló un tablero de ajedrez, pasaba tiempo con mi mamá en mi casa. Y comenzamos a ver las instrucciones, pero, en ese momento no aprendimos mucho”, recuerda Francisco sobre sus primeros pasos y resalta que fue en Merlo donde comenzó a jugar al ajedrez en un club.

El esfuerzo y las ganas de seguir aprendiendo lo llevaron a integrar la Escuela de Talentos que lleva adelante el Programa de Ajedrez de la Universidad de La Punta. “Hace cuatro años que soy parte de la Escuela de Talentos de ULP, entreno en internet, muchas partidas con ajedrecistas como Andrés Palú, Gilberto Hernández, Pablo Acosta y Guadalupe Besso, todos maestros titulados de alto nivel”, explicó.

Del 1 al 5 de marzo, Francisco Farhat se consagró Campeón Nacional de Ajedrez en la categoría sub-14. Farhat explicó que, aunque había participado 4 veces anteriormente y nunca había quedado ni siquiera entre los mejores 10 del torneo en esta oportunidad “me mentalicé a jugar para ganar, a buscar el oro, me tenía fe en que podía lograrlo porque me había entrenado mucho”.

El Sudamericano, al Panamericano y posiblemente también al Mundial de Ajedrez están al alcance del joven ajedrecista, que es actualmente alumno de la Escuela Generativa Multicultural de Ajedrez, en la ciudad de La Punta, donde día a día sus estudios conviven con el ajedrez, lo que él define como “su pasión”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Ciencia y Tecnología.