Luego de ser repatriados por la Cancillería argentina desde Tacna por su estado de abandono y desnutrición, los niños de 1, 7 y 9 años fueron ubicados con su tía en la ciudad de San Luis por el Gobierno provincial, que también ayuda en los trámites judiciales para lograr la tenencia, escolarización y asistencia sanitaria.

La cruel historia de los tres chicos en situación de calle y desnutridos detectados en la ciudad peruana de Tacna tuvo un desenlace que los puso en mejor situación. “Allí es donde tiene que estar el Estado con políticas públicas”, comentó a ANSL Mirta Mobellán, integrante del Consejo Consultivo del gobernador Alberto Rodríguez Saá, al relatar el largo camino recorrido hasta llegar a ubicar a los niños en un hogar asistido por el Gobierno de la Provincia.

El viernes 22 de febrero recibieron a los chicos, que vinieron en un vuelo desde Tacna a Mendoza con personal de Cancillería. En Mendoza los esperaba un representante del Consejo Federal de Niñez y Adolescencia, quien los acompañó hasta San Luis, donde los recibió su tía

Esto comenzó en septiembre de 2018 de acuerdo al informe que les acercaron a los funcionarios de San Luis.

“Había una situación de abandono y de riesgo muy serio de estos niños. El más chiquito estaba internado en ese momento con traumatismo de cráneo, por el que se le inició un juicio a la madre y luego fue absuelta, pero había cuestiones de violencia seria”, describió Mobellán.

Hay antecedentes vinculados a esta mamá, con dos hijos anteriores a los que dio en adopción y después volvió a buscarlos. El más chico nació en Perú y la situación era tan grave que intervino el gobierno de ese país, contó la funcionaria.

A partir de allí y después de permanecer internados en un hospital, los tres ingresaron a una institución y más tarde a las llamadas “aldeas infantiles”, consideradas por Mobellán como un paso “un poco superior” a lo que son las tradicionales instituciones para menores.

Éstos son chicos que estaban en alto riesgo y sobre su situación, Cancillería se informa actualmente a través del Gobierno de San Luis.

La tía que los tiene ahora en San Luis es separada y vive con su hijo autista, al que atiende y contiene todo el tiempo con apoyo del Gobierno provincial desde el Hospital Psiquiátrico y otras especialidades. También había manifestado su deseo de recibir a los tres chiquitos bajo abandono en Perú, porque conocía a los dos más grandes.

“Había tomado contacto con sus familiares en Mendoza en busca de apoyo, pero éstos también están sin trabajo (ella es beneficiaria del Plan Solidario) y con un plan social de $3.000. Cuando se trata de niños tenemos que trabajar lo más seriamente posible. Ahí es donde tiene que estar el Estado con políticas públicas. Entrevistamos a la tía varias veces para ver si reunía las condiciones para recibirlos, porque si se los llevaban a Mendoza, iban a terminar en una institución”, agregó Mobellán.

María Eva Aguilar, jefa del Programa Niñez y Adolescencia de la Provincia, realiza junto a su equipo el trabajo de contención de los chicos y lo hace intensamente para que la tía logre la tenencia, y por ello la acompañan en trámites judiciales.

También se trabaja con la misma intensidad en la escolarización de los niños, ya que nunca estuvieron en una escuela: “Buscamos que se pueda hacer una adaptación gradual y progresiva sin estrés, porque ya es bastante el que estuvieron padeciendo”.

Además, se comenzaron a realizar controles de salud, señaló Aguilar: “La tía está muy abocada y dedicada a los chicos, pero en realidad nuestro equipo la acompaña exhaustivamente y también en aquellos momentos en que ella necesite continuar con el tratamiento de su hijo autista, con un acompañamiento en la casa”.

 

Nota, fotos y video: ANSL.