Julio Ollier y Osvaldo Albenracín recibieron sus títulos de la UPrO en diciembre del año pasado. Los dos se recibieron de Técnico Mecánico Integral Avanzado y decidieron comenzar a plasmar en la práctica lo aprendido en la universidad: abrieron su propio taller en Justo Daract y ya atienden clientes con el valor agregado de un título que los respalda.

Egresados de la UPrO que ya trabajan en su propio taller.

Osvaldo es nacido en Salta y entre las tareas que se repartieron se especializa en inyección y electrónica, lo que les permite trabajar con autos con nueva tecnología. Por su parte, Jesús realiza las tareas de mecánica ligera en el galpón que alquilan y en donde instalaron el taller que cuenta con una fosa y un espacio amplio para realizar los arreglos.

Con el objetivo de ir comprando herramientas, el dinero que ingresa a este nuevo emprendimiento es reinvertido, lo que les permite ir ofreciendo un mejor servicio con el paso de los días y los trabajos realizados.

“Esto empezó con mucho coraje y nos faltan muchas cosas, por ejemplo una prensa. Todo lo que hacemos es para adquirir herramientas para trabajar con más calidad y tranquilos. Nos vamos armando de a poco. Si uno espera a querer tener todas las herramientas no arrancás nunca. La idea es volcar todo lo que uno estudio a la práctica. Queremos ir agarrando la experiencia necesaria tratando siempre de hacer las cosas bien”, comentó Jesús mientras ordenaba cada una de las herramientas con las que cuenta.

Uno de los profesores que mencionaron fue Raúl Torres a quien plantearon la idea de trabajar en conjunto con la UPrO, entregando material para que los alumnos puedan realizar sus prácticas: “Pensamos que los repuestos que la gente nos deje está bueno llevarlos a la UPrO para que los alumnos puedan realizar prácticas y vayan sabiendo lo que es una caja de dirección, una suspensión, etc.” afirma Ollier.

Julio vive en Justo Daract y durante dos años viajó todos los días a la UPrO para poder completar sus estudios. Aparte del conocimiento teórico y práctico, aplican detalles que adquirieron en el cursado de la carrera, como por ejemplo, dar los turnos anotados con fecha y hora de entrega del vehículo, entregar tarjetas personales y devolver los autos lavados.

Julio cierra con un consejo para quienes quieren comenzar con un emprendimiento como el de ellos: “Hay que ir haciendo lo que se puede, si te falta una llave y hay que pedirle a otro mecánico… se pide, pero hay que invertir para tratar de no molestar a nadie. La herramienta es muy cara pero hay que tener ganas. Me gusta mostrar este comienzo y de acá a un par de meses voy a mostrar el progreso. No hemos parado, tenemos mucho trabajo. Lo pude lograr y hoy la peleo porque tengo ganas y todo se puede. Esto es para que muchos chicos vean que todo se puede y que hay que meterle ganas”.

Nota y fotos: Prensa UPrO.