La judoca puntana estuvo el lunes en la terna de los Olimpia de Plata, viajó el martes a San Luis y, lejos de descansar, este viernes comenzó a fortalecer su preparación en el “Arturo Rodríguez Jurado” para el próximo año.

Keisy Perafán comenzó su pretemporada de verano en el Campus Abierto de la ULP.

Keisy Perafán llegó a San Luis el martes, tras ser distinguida el lunes entre los mejores judocas del país en la terna de los Olimpia de Plata, y rápidamente comenzó a preparar el 2019 en el Campus Abierto de la Universidad de La Punta. Un tiempo para la familia y otro para entrenar. A la altura de lo que es, una deportista de elite, que prestigia al deporte puntano.

Keisy cuenta que “estaba ansiosa de venir, me tuve que quedar en Buenos Aires por los Olimpia, que fue un broche de oro, pero quería estar acá cuanto antes”.

La judoca entrenará en el “Arturo Rodríguez Jurado” hasta el 9 de enero: “Es un estímulo por día, de lunes a viernes; buscaré mantenerme físicamente y trabajar en la prevención y rehabilitación de lesiones. Con el profe (Guillermo Sarmiento) trabajamos hoy en rehabilitación para el hombro y fortalecimiento, ya que fue un año exigente, en el que tuve lesiones pero afortunadamente ninguna grave”.

Keisy sumará, entre otras actividades, el entrenamiento cognitivo que hace tres meses comenzó a generarse en el Campus con el licenciado Gustavo Toranzo.

Perafán cuenta el inicio de su calendario 2019: “Veo si me vuelvo el 9 o el 14, y ya el 20 de enero voy a Brasil, donde me quedaré hasta el 30 en un campo de entrenamiento. Luego iré a Bélgica, a un torneo el 6 de febrero. De ahí regreso a Buenos Aires a otro campo de entrenamiento”.

“A fines de abril está el Panamericano y ése es el primer objetivo, es el que te habilita para el resto de los torneos, suma un montón de puntos; por ejemplo con el de este año llegué a la posición 35 en el mundo y competí sólo hasta octubre”, remarca Keisy, que había empezado el año en el lugar 109.

Sueña y en el pensamiento están los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. Falta tiempo, pero Perafán gana cada día, todos los días, con la convicción de que el camino para acceder al éxito está en el sacrificio.

Keisy sigue con su rutina en el Campus y confiesa: “Voy a pedir como deseo para el próximo año hacer podio en los Panamericanos y no tener ninguna lesión”.

Nota, fotos y video: Prensa Campus ULP.