Es la reflexión que Santiago Ibarrola, brigadista del programa dependiente del Ministerio de Seguridad, transmite a sus compañeros y quienes se crucen por su camino.

Santiago trabaja en San Luis Solidario desde el 12 marzo de 2009, capacitándose para proteger la vida, prevenir siniestros y acudir donde una emergencia requiera de su presencia y la de sus compañeros de brigada.

“Comencé trabajando en práctica laboral rentada, tuve la suerte de entrar a San Luis Solidario, es una cuestión de convicción, servir al prójimo, nos gusta lo que hacemos, contener y sostener a la comunidad en todo tipo de situaciones, en especial en emergencias, es nuestra misión. Algunos dicen que estamos locos porque entramos al fuego y no le tenemos miedo, esa locura es una cuestión de vocación que nos encanta”, explicó Santiago.

Más adelante el brigadista comentó: “Mi mujer y mi hija saben que es una tarea riesgosa, les genera preocupación cada vez que tengo que acudir a alguna emergencia; lo que para algunos parece una locura, para nosotros es vocación de servicio; acudimos en auxilio de alguien que está padeciendo alguna emergencia, eso requiere de mucha fortaleza porque hay que actuar con la mente fría y el corazón caliente para contener a las personas que están siendo afectadas. Muchas imágenes de incendios son impactantes, como sociedad deberíamos tomar conciencia del daño que le causamos al medio ambiente”.

Santiago destacó que “San Luis Solidario es reconocido por la sociedad, es lindo cuando nos agradecen haber participado en incendios de gran magnitud. Todos los incendios son distintos, en todos hay experiencias distintas, impacta la magnitud del fuego,. Las llamas más grandes las vi en Los Molles hace diez años atrás, no me da miedo la adrenalina, no pensás, estás en blanco. El fin es hacer un buen trabajo y superar el miedo, algo que normal, hay que manejarlo, si no lo hacés no podés ayudar a compañeros ni civiles; las personas confían en vos”.

A pocos días de Navidad y el final del año, Santiago aconsejó tener prudencia: “Especialmente cuando van a hacer un asado en un día de campo, tengan cuidado con el fuego. Hay que apagarlo de manera correcta, hay que cuidar el medio ambiente, nuestros paisajes, ahí todos y en especial los padres serán los transmisores para terminar el año bien, sin incendios”.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Seguridad.