Durante la tarde de este viernes, la reconocida cantante presentó las canciones de su disco grabado en la Casa de la Música.

Aunque canta desde los cuatro años, Alizegui ganó popularidad en 2014 cuando interpretó “Alfonsina y el mar” en el ciclo televisivo “Soñando por cantar”. “La fama no me cambia como ser humano porque, aparte de estar madura, no soy de las personas que se suben arriba del caballo, nací con cierta humildad que no quiero perder”, aclaró antes de subir al escenario agradecida por la oportunidad.

Su repertorio romántico y folclórico incluyó canciones como La vida misma, La tonada jamás morirá, Más allá de la eternidad, Mi serenata, Patios de la casa vieja, Herido corazón, El cielo del albañil, Bajo el sauce solo, El surco, La tempranera, Provincia de San Luis, Tu ausencia me martiriza y Las manos.

 

“Con esta vocación he cosechado amigos de verdad y la sensación de brindar este talento que Dios ha depositado en mí. También la cosecha de los buenos momentos y de llevarles felicidad a los enfermos. La música entra por todos los rincones de la tierra, es como la poesía, una varita mágica que a algunos nos toca”, expresó.

La artista dicta además un taller de canto en la Casa de la Cultura, de Villa Mercedes, y durante este show estuvo acompañada en coro por alguna de sus alumnas.

“El ramillete de personas que estoy seleccionando para cantar es lo que me gratifica diariamente”, señaló la cantante rodeada con las melodías de los guitarristas Cristian Orozco y Diego Videla.

Nota, fotos y video: ANSL.