El acto se realizó en el Centro Cultural Puente Blanco, donde cada uno de los talleres tuvo la oportunidad de mostrar sus obras realizadas a lo largo del año, y cada alumno recibió su certificado de participación.

 

En la Casa cultural se dictaron en el ciclo 2018 una cantidad de 63 talleres, 15 seminarios y 22 muestras artísticas. Los talleres tuvieron una modalidad bimestral, trimestral y semestral.

El director del Edificio Cultural, Alejandro Gaido, manifestó: “Pasaron por este espacio cultural 1.445 alumnos, de los cuales 1.000 recibieron su certificado de manos de la jefa del Programa Cultura, Silvia Rapisarda”.

Entre los talleres que entregaron certificados a sus participantes figuran: Porcelana Fría, Crear y Modelar, Pátina y Pintura para Adultos, Tejido Crochet y Dos Agujas, Bordados, Talabartería, Aprendamos a Dibujar, Decoración de iInteriores, Fotografía, Tango, Pintura Creativa y Decorativa, Amigurumis, Manos Libres, Telar, Escultura Figurativa, Dibujo y Pintura Infantil, Piano y Teclado, Cuenta Cuentos, Pintura Sobre Tela, Conectarte, Canto, Pintando Colores, Periodismo Radial, Cantando Contando Creando, Asesora de Imagen, Maquillaje Artístico, Formación Personal, Derechos Humanos, Batería, Figurines, Guitarra Clásica, Canto Terapéutico, Música Movimiento y Juegos Teatrales, Diseño y Mordería, y Coro, entre otros.

La jornada finalizó con las muestras artísticas de Canto, Guitarra, Batería, Tango y Piano, cerrando la velada con el ensamble de profesores de batería, canto, piano y guitarra, llevándose los aplausos del público.

“Sabiendo por la situación económica que atraviesa el país, para nosotros era una incógnita cómo nos iría con los talleres, y después de haber quedado una vara muy alta en 2017, este año se cubrieron todas las expectativas. Estuvimos casi con los mismos niveles de alumnos que el año anterior”, analizó Alejandro Gaido.

“Iniciamos un segundo nivel de algunos talleres que venían muy bien. Las familias han acompañado durante todo el año durante las muestras. Tenemos talleres que arrancan de los 18 meses con estimulación para niños, hasta alumnos de más de 90 años. Ya tenemos preinscriptos para el año próximo”, adelantó.

Parte del crecimiento se debe a la puesta en valor el edificio de Cultura, inaugurada por el gobernador Alberto Rodríguez Saá a fines de mayo. “Los profesores y los alumnos trabajan más cómodos”, indicó Gaido.

 

Un espacio donde confluyeron múltiples saberes

“Fue muy agradable y contenedor el grupo terapéutico”, expresó Claudia Molis, profesora del taller de Pintura Sobre Tela, al que asistieron 25 personas.

“El secreto está en enseñar desde el alma, porque en estos momentos que se viven todos padecemos algo, ya sea salud o económicamente, y creo que lo mejor es brindarlo desde lo más profundo de nuestro ser con cariño”, señaló.

A su lado,  Mirta Barrionuevo contó que, alentada por Claudia, se animó a enseñar el oficio que su madre le transmitió cuando era niña. A su espacio de Crochet y Dos Agujas asistieron 18 personas.

Sandra Fernández dictó un taller de Pintura para niños de 4 a 14 años. “Es abierto, se pinta sobre madera y acrílico; cada niño hace lo que siente con cajas o diferentes relieves”, dijo. De esta formación participaron 22 alumnos.

Maricel López es diseñadora, bordadora y pintora. “Hace casi cuatro años que dicto los talleres de bordado. Con técnicas como bordado mexicano, con cintas, piedras, hindú y chino. Este año hubo 22 egresadas”, contó.

“Amo tanto lo que hago que desde ahí lo transmito, y me encanta explicar lo técnico para que cada uno despierte su creatividad y pueda aplicar los bordados no solamente en un cuadro o en una prenda, sino en accesorios u objetos decorativos”, indicó.

Nota, fotos y videos: ANSL.