El sueño se hizo realidad este miércoles para diez familias de Candelaria y seis de Nogolí. Tras un colorido y cálido recibimiento, el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, entregó las llaves de las viviendas sociales que llegaron para personas de bajos recursos, en su mayoría mujeres solas con varios hijos.

“La mayoría son mujeres solas y están muy felices porque imaginate lo que es cumplir este sueño justo ahora con la llegada de la Navidad”, expresó el gobernador luego de recorrer por dentro la vivienda de Gladys, una vecina de Nogolí que le dijo, con los ojos cargados de lágrimas, que se mudará hoy mismo junto a su pareja y tres hijos, para dejar de pagar un costoso alquiler.

“Hay que trabajar más en la lucha contra la pobreza, porque la situación es muy delicada; cuidar las Pymes para que los comerciantes no cierren las cortinas y ahora vamos con una ayuda para los taxistas, que es un crédito blando y sin interés, no bancario, que lo empezarán a pagar cuando esté mejor la situación”, explicó el gobernador.

Agregó que estas ayudas que da el Gobierno, por ejemplo a los comercios, van directamente al comerciante para que pueda reponer mercadería, “ya que cuando vendió esos productos el dólar estaba a $22 y tiene que reponerla con un dólar a casi $40 y mirá cómo está el país por eso; con este apoyo han sentido un alivio enorme y están luchando para no cerrar las cortinas”.

Rodríguez Saá también dejó un mensaje para las fiestas de fin de año: “Deseamos que la Navidad sea con mucha esperanza, que todos los niños puedan comer con su mamá y su papá, y se vayan a dormir con la panza llena”.

Confirmó que pasará esta Navidad con los “solas y solas” del Plan Solidaridad que así lo expresaron en una encuesta, con quienes  “haremos una linda fiesta y la pasaremos muy bien”.

Globos, papel picado, mucha música y carteles de agradecimiento al gobernador dominaron el acto en Nogolí, donde las familias de Candelaria llegaron a esta localidad del departamento Belgrano para recibir sus esperadas llaves.

Paula, vecina de Nogolí, dijo emocionada que “esperamos muchos años para esto y ahora podemos decir que pasaremos la Navidad en nuestra casa, que la ocuparé con mi esposo y mis dos hijos que esperarán a Papá Noel en la nueva vivienda, después de dejar hoy mismo la casa de mis padres”.

Uno de los niños de Paula, le dijo a ANSL: “Estoy muy feliz y le quiero decir muchas gracias a Alberto por la casa y cumplir nuestros sueños; ahora lo que queda es pasarla bien”.

La secretaria de la Vivienda, Ángela Gutiérrez de Gatto, destacó la mayoría de las beneficiarias son mujeres solas, “con una fuerza extraordinaria porque llevan adelante su familia”. Describió que estas viviendas están totalmente terminadas, con baños azulejados, puertas con seguridad, termotanque y demás detalles, que no hace necesario ningún arreglo para empezar a habitarlas.

Aixa, otra vecina emocionada por recibir su flamante vivienda, afirmó que su familia se integra con su pareja y dos hijos, más otro que viene en camino. “Hace quince años que vivo en Nogolí en una casa prestada y por eso me mudaré hoy mismo”, le dijo a ANSL.

La entrega de viviendas continuará este jueves en Balde. Allí familias de esa localidad junto a otras de Alto Pencoso, La Florida y Zanjitas cumplirán el anhelado sueño de la casa propia.