El 16 de diciembre del 2016, por iniciativa del gobernador Alberto Rodríguez Saá, la Provincia decidió extender su brazo solidario para acoger a todos aquellos que, al huir del flagelo de la guerra, eligiesen las tierras puntanas como su hogar para comenzar una nueva vida, libres y en paz. Nació así el Corredor Humanitario San Luis y la posterior constitución de la Provincia como “Estado Llamante”.

En diciembre del 2016, el gobernador Alberto Rodríguez Saá disertó por primera vez en el Vaticano y manifestó la intención de San Luis de integrarse al Corredor Humanitario y acoger personas que escapan de sus países huyendo del flagelo de la guerra y el hambre. Pocos meses después, la decisión de convirtió en un hecho y con esperanzas y perspectivas de un futuro mejor, las familias de refugiados comenzaron a llegar a la provincia.

En febrero de 2017 llegaron los primeros dos refugiados, Lana y Majb. Hoy actualmente ya son 44 los que viven en suelo puntano, más Lila y Alberto Carlos, los pequeños puntanitos hijos de sirios.

Durante estos dos años, el primer mandatario provincial disertó y ofreció charlas en prestigiosas instituciones nacionales e internacionales como así también en medios de comunicación, sobre las experiencias y avances de San Luis como “Estado Llamante”. El Corredor Humanitario, además, estuvo presente en encuentros en Ecuador, Costa Rica, El Salvador y Guatemala, entre otros.

Asimismo, la ONU, el ACNUR, la Pontificia Academia de Ciencias y portales informativos como el diario la Stampa, el Nuevo Herald y El Washington Post, entre otros, destacaron las políticas solidarias del Estado puntano.

En cuanto a los nuevos habitantes de San Luis, sobresalen algunos hechos como cuando Lana disertó en el Congreso de la Nación o, por videoconferencia, en Ginebra; o cuando Maher y Georgette tocaron en un concierto por los derechos humanos en Buenos Aires ante más de 1.500 personas.

También, vale recordar que Joudy volvió a escuchar gracias a un implante coclear que se le posibilitó gracias al sistema de Salud público; los nacimientos de Lila y Alberto; y la inserción tanto de los niños en la Escuela Generativa “Corazón Victoria” como de los adultos en los ámbitos laborales. Y dentro de poco se viene el egreso del secundario de Jouni.

La coordinadora del Corredor Humanitario, Liliana Scheines analizó estos 2 años de la iniciativa puntana, y reflexionó: “Deja el orgullo de pertenecer a una provincia que les abre los brazos a los refugiados en un momento donde se les cierran muchísimas puertas; deja que estos 16 niños que hoy están en la provincia no van a vivir nunca más una guerra, y que Alberto y Lila nunca conocerán lo que es una guerra; deja también reconocernos a nosotros como una comunidad muy solidaria y amable con el que viene a radicarse acá y que viene de padecer guerra, muerte y sangre; y también deja que a nivel internacional se está haciendo poco y se podría hacer muchísimo más”.

Nota y foto: ANSL.