Alberto Rodríguez Saá encabezó la apertura del complejo productivo y cultural que lleva el nombre de la telera oriunda de Nogolí. Hubo un show con artistas locales y del corte de cintas participaron el poeta e historiador Jesús Liberato Tobares, familiares de la mítica artesana, las trabajadoras del espacio y personalidades de la cultura sanluiseña.

En una cálida tarde que conjugó cultura, historia, trabajo y patrimonio sanluiseño, el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, dejó este viernes oficialmente inaugurada la fábrica de alfombras artesanales “Tecla Funes». Lleva el nombre de la mítica artesana oriunda de Nogolí que se dedicó toda su vida a este tipo de producción textil y cuya obra quedara inmortalizada en poemas de Jesús Liberato Tobares y en letras del cancionero cuyano.

El complejo cultural y productivo está ubicado en La Punta, a pocos metros de la Réplica del Cabildo Patrio y ya fabrica mantas, alfombras y fundas artesanales que en otras épocas distinguieron a San Luis por su belleza y forma de crearlas. La jornada mezcló historia y puntanidad porque desde el Programa Cultura –el organismo estatal encargado del desarrollo de la fábrica y de la ceremonia inaugural- se programaron un gran número de espectáculos artísticos para amenizar la previa al corte de cintas oficial.

Además de la participación del gobernador Rodríguez Saá estuvieron legisladores provinciales; funcionarios del Poder Ejecutivo; la jefa del Programa Cultura, Silvia Rapisarda; el secretario General de la Gobernación, Alberto Rodríguez Saá; la intendenta de Nogolí, Claudia Pinelli; concejales de la ciudad de La Punta; el poeta e historiador Jesús Liberato Tobares; la profesora y música «Cholita» Carreras de Migliozzi; y Victoria Muñoz, una de las nietas de la telera «Tecla» Funes.

En la previa, el encuentro comenzó a pura música con el grupo tropical «La Fuga», la danza del ballet infanto-juvenil «Juana Azurduy», el folclore de «Peñeros» (todos artistas de La Punta), «La Cautana» y «Grupo Menta». Tras la llegada del gobernador, que fue recibido con aplausos y gestos de cariño por la gente que se acercó hasta las inmediaciones de la fábrica, un audiovisual relató el surgimiento de la fábrica de alfombras y sus objetivos: el complejo cultural y productivo forma parte del mega plan de obras públicas «Sueños Puntanos» y en las imágenes se pudo ver al primer mandatario firmar el decreto para su creación y el anuncio de apertura, precisamente para este 14 de diciembre.

Más tarde, el locutor convocó al grupo «La Cautana» que tocó el vals «Provincia de San Luis» que bailaron tres parejas de la Academia de Ballet Folclórico «El Compromiso». Los aplausos retumbaron por todas partes y la emoción sobrevoló las adyacencias de la fábrica.

Luego, las 16 teleras que actualmente trabajan en el polo cultural, descubrieron junto a Rodríguez Saá, Rapisarda, Muñoz, Tobares y Carreras de Migliozzi, la placa conmemorativa de la inauguración y cortaron las cintas para abrir los portones de par en par e ingresar a conocer el espacio.

La fábrica posee, además de los telares artesanales de madera con sus respectivos asientos, un ala expositora, un sector de administración, su área de diseño, un museo y el área de ventas.

Alberto recorrió todo el lugar acompañado por los vecinos de La Punta que, felices, saludaron cariñosamente a cada una de las teleras que, ataviadas con un delantal blanco, les daban la bienvenida. Fueron momentos de mucha emoción y cariño.

Los aplausos invadieron el ala norte de la fábrica cuando el gobernador levantó una amplia alfombra que reflejaba el escudo de San Luis con un diseño lleno de belleza y color. Las trabajadoras le obsequiaron una manta y los gestos de cariño entre el mandatario y las obreras se repitieron.

“Estamos cumpliendo un anuncio que hizo el gobernador en el marco del plan ‘Sueños Puntanos’. Trabajamos mucho en los últimos meses para esta inauguración y lo estamos festejando con mucha alegría. Esto se relaciona directamente con la política gubernamental de revalorizar nuestro patrimonio, de rescatar la técnica del tejido en los telares verticales. Es una costumbre que está inmersa en nuestra cultura que nos viene desde nuestros antepasados y que se puede trasladar a los jóvenes”, expresó Rapisarda.

“Para concretar el proyecto, el Programa Cultura contamos con la colaboración de la Orden de los Dominicos, que nos permitieron capacitarnos durante cinco meses en la fábrica que funcionaba en la calle 25 de Mayo de la ciudad capital. También las señoras que sabían este arte y lo transmiten y que se sumaron a la fábrica. Con las piezas de antaño generamos un museo para que la gente conozca. Es algo artesanal, pero respeta el diseño, el urdido y el recorte final de las alfombras y otros productos. Por eso también es cultural, productivo y turístico”, agregó la funcionaria.

Actualmente en la fábrica trabajan 20 personas, pero luego del receso veraniego la idea es sumar a otras 20 que pertenezcan al Plan de Inclusión Social. La idea es que aprendan el oficio.

“Es un día muy emocionante para nuestra familia. Una alegría muy grande de compartir este acto y saber que esta fábrica lleva el nombre de mi abuela. Es un reconocimiento para su labor y su vida. Ella trabajó muchísimo y tejió hasta pocos meses antes de morir. Tenía 104 años y seguía tejiendo de manera artesanal. Lo hizo desde chica y por eso es muy emocionante para nosotros. Era una apasionada por tejer, tenía sus lanas con las cáscaras de los árboles. De esa manera tenía las lanas. Es maravilloso que se recupere esta manera de tejer. Esto es maravilloso porque conocerán el nombre y la obra de mi abuela”, expresó Victoria Muñoz.

Nota, fotos y video: ANSL.