Tras una semana de interesantes y enriquecedoras actividades en las empresas más importantes a nivel mundial, los 12 ganadores del certamen de programación, organizado por el Gobierno provincial, regresaron a San Luis con más energía y entusiasmo que antes para continuar ligados al estudio de carreras relacionadas a las nuevas tecnologías y el desarrollo del pensamiento lógico formal.

Durante su viaje a los Estados Unidos fueron recibidos por Google y Cisco, la Universidad de Stanford y Facebook. Conocieron Silicon Valley, cuando recorrieron el Museo de Intel. En Seattle, disfrutaron de una jornada en Microsoft y finalizaron con la visita a la empresa Boeing y el Spece Needle.

Este miércoles, los chicos estuvieron en Agencia de Noticias para comentar todo lo que les dejó este inolvidable viaje en cuanto a aprendizaje y enriquecimiento personal.

Julieta, una de las megaprogramadoras, señaló: “Fue un viaje bastante emocionante. Vivimos experiencias que no se van a poder repetir. Hicimos un grupo muy lindo entre todos. Todos los días nos levantábamos a las 7:00 u 8:00 de la mañana para hacer distintos tours y visitas a empresas o ciudades. Regresábamos al hotel a las 18:00. Me gustó todo San Francisco, pero la empresa de Google fue algo que a todos nos encantó. Es un lugar donde a todos nos gustaría trabajar. De Google pudimos conocer cómo es el ambiente y la forma de trabajo, el trato a los empleados, la manera en que los dejan ser creativos, los dejan fluir y hacer su trabajo cómo más les guste”.

“Fue un viaje inolvidable, conocimos algo totalmente nuevo para nosotros, lugares a los que nunca pensé que llegaría en mi vida. Armamos un gran grupo. Me gustó mucho Google por las ideologías y las libertades que tienen los trabajadores. Yo le diría a los chicos que se animen a participar de estos concursos, que se arriesguen porque el conocimiento que adquirís en estos viajes nadie te lo va a sacar. Hay que animarse a programar, no es tan difícil, además todo está muy bien explicado”, contó Valentina.

Por su parte, Agustín opinó: “Lo que más me gustó fue conocer Silicon Valley, San Francisco, Seattle, que nunca pensé que iba a poder llegar a ese lugar, era algo soñado. Fue muy bueno poder conocer las grandes empresas. La pasamos muy bien con todo el grupo. Quisiera volver otra vez, a conocer más y repetir los recorridos. Me gustaría algún día poder trabajar en una de las empresas que pudimos recorrer. Creo que esforzándose, estudiando, con preparación, todo se puede. Hay muy buenos profesionales en cada uno de los lugares a los que fuimos. Hay personas muy estudiosas con ideas nuevas y frescas que son contratadas por Google. También me gustó mucho Cisco. Como anécdotas del grupo, hubo muchas locuras por ejemplo bailar en plena calle y reírnos a carcajadas. Todos encajamos muy bien”.

En tanto Santiago se refirió a los lugares que visitó y dijo: “Me encantaron todas las actividades. Lo que más me interesó fue conocer el mundo laboral de la programación, ver cómo trabajan, cómo podemos llegar ahí. Lo que más me gustó fue conocer Google. Volví del viaje con muchas más ganas de estudiar programación, de aprender cosas nuevas. Mi familia está orgullosa”.

“Me interesó la programación porque mi hermano lo hace y siempre me llamó la atención, pero me parecía algo muy lejano, no entendía para que podía servir, gracias a este viaje me di cuenta que sirve para todo. Es una de las mejores experiencias de mi vida, disfrutamos mucho esta oportunidad”, cerró Rocío.

Sin dudas, el balance es muy productivo si se tiene en cuenta que esta experiencia no sólo premió el esfuerzo y la dedicación de los chicos al interiorizarse en el ámbito de la programación, sino que además fue un gran estímulo para su desarrollo como profesionales del mundo tecnológico.

Nota, fotos y video: ANSL.