Las fiestas de fin de año son celebradas universalmente. En Argentina el costo de la celebración aumentó, por ello, la canasta navideña de San Luis merece ser resaltada.

Las fiestas navideñas tienen orígenes ancestrales. Cuando comenzó a festejarse en el hemisferio norte que las horas de sol dejaran de acortarse. Es que hasta el 21 de diciembre (nuestro junio) las horas de noche son más y luego del solsticio la tendencia cambia. El día, la luz, la vida, se alarga, renace. El cristianismo se monta en estas fiestas paganas y celebra el nacimiento de Jesús, la natividad, la Navidad.

En Argentina, se realizó una encuesta que afirma que el 82% de las familias mantiene la tradición de decorar su hábitat con motivos navideños y que el 67% arma un arbolito, símbolo de la vida.

Las fiestas de fin de año, son en la actualidad, las más universales. Reunirse, celebrar con otros la esperanza, nos moviliza.

¿Pero cuánto cuesta celebrar como es debido?

Infobae, publicó un relevamiento el pasado 7 de diciembre, y de él resulta, que en el país una mesa dulce aumentó un 78% en relación al año pasado. La decoración un 31%, y que los precios de productos para cenas navideñas crecieron un 50%. Coincidente, Clarín titula, “Navidad gasolera, dos de cada tres argentinos gastará menos que el año pasado”.

Vemos que no es por ahorrativos sino porque el dinero alcanza para menos. Si tomamos el salario mínimo vital y móvil, se perdió un 17% en relación a hace un año y un 41% en relación a tres años atrás.

Miremos los costos:

Por todo esto es que, iniciativas como la tomada por el Ministerio de Desarrollo Social y la oficina de Defensa del Consumidor de San Luis, logrando convenir con distribuidoras y supermercados una canasta navideña, de 13 productos que trae un ahorro de entre el 20 y 30 por ciento, es un signo de sensibilidad que debe ser destacado.