Los 12 jóvenes programadores se dirigieron hacia Palo Alto, al sur de San Francisco, para conocer la universidad más grande de California y la sede de la red social más importante de los últimos años.

Continúa la aventura, aprendizaje y diversión para los 12 ganadores del viaje a Estados Unidos. Los jóvenes programadores disfrutan de su premio en San Francisco, sede de muchas de las empresas tecnológicas más importantes.

En la jornada del miércoles, el contingente se dirigió al sur de la ciudad hacia la zona de Palo Alto donde está emplazada la Universidad de Stanford, la más grande del Estado de California.

Allí, los recibió Jim Cybulski y Manu Prakash, los creadores del foldscope e investigadores de dicha universidad.

En el “Prakash Lab”, Manu junto su equipo dialogaron con los jóvenes puntanos sobre las líneas de investigación, proyectos y tareas  que realizan en el laboratorio ubicado en el campus universitario de Stanford.

“Estoy muy emocionado de que los alumnos hayan tenido la oportunidad de venir a visitarnos, espero que sea para que ustedes sigan creando. Gracias por venir”, afirmó Manu.

Luego, Cybulski les dio una clase a los 12 programadores sobre cómo armar y usar el foldscope, así como dialogar de los usos y aplicaciones que puede tener en distintos ámbitos.

“Nos alegra que participen. Espero que disfruten hoy de su visita y que puedan ver todas las diferentes facetas de la vida aquí en el campus. Ver un poco del trabajo que hemos estado haciendo aquí en el laboratorio de Prakash y fuera de él”.

Tras esto, los jóvenes disfrutaron de un almuerzo y recorrieron las instalaciones de la casa de altos estudios.

La Universidad de Stanford abrió sus puertas en 1891, y es “Alma Mater” de más de una veintena de premios Nobel y 11 expresidentes norteamericanos. Cuenta con un campus de más de 3.000 hectáreas, 16 mil alumnos y decenas de laboratorios de investigación en diversas áreas, desde la ingeniería informática hasta la biotecnología.

Tras el recorrido por el campus de la Universidad de Stanford, los 12 ganadores se trasladaron hasta Facebook para conocer las instalaciones de la empresa y dialogar con dos ingenieros argentinos que trabajan en la compañía. Daniel Casalles, del equipo de Identity & Access Management Product Manager de Facebook, un área dedicada la seguridad de la red social, fue el anfitrión de los 12 Mega Programadores y junto a Carlos “Greg” Diuk, científico de datos del Core Data Science de Facebook, guiaron a los jóvenes por el edificio central de la compañía.

Con más de 500 metros de largo, y 4 pisos de altura, el edificio alberga a miles de trabajadores en múltiples espacios de trabajo que se combinan con espacios dedicados a la recreación generando un ambiente de trabajo relajado y productivo. Con una vista aérea el edificio parece una gran plaza, pues toda su terraza es un gran parque poblado con grandes árboles, espacios verdes, sendas y bancos de madera.

Victoria Abril Puddu, Mega Programadora de la localidad de Naschel, expresó: “Estamos caminando en el techo, yo todavía no me lo creo estoy pensando que estamos a nivel de la ruta, pero no estamos como 4 pisos arriba y esto es el techo de las oficinas, y tiene árboles, tiene camino, tiene de todo. Hay gente corriendo, hay gente escuchando música, hay de todo”.

Abajo en las oficinas tienen  muebles que se desplazan, vos podes estar con la computadora, hoy en la noche estás en el primer piso y mañana en el de abajo o acá arriba.  Está genial, porque nada está fijo en el piso, nada está afirmado”.

Tras esto, se trasladaron hasta otro de los edificios, el número 15, atravesando una amplia zona de servicios donde los empleados de la compañía pueden disfrutar, gratuitamente, de salas de música, gimnasios, peluquerías, bares y restaurantes.

Ya en una de las múltiples salas de reuniones y conferencias del edificio, los ingenieros argentinos Carlos “Greg” Diuk y Daniel Casalles contaron su experiencia como programadores, cómo es su trabajo en la empresa y la importancia que tiene la programación en el mundo de hoy.

“Primero hay que entender que la programación hoy por hoy es una habilidad, una ciencia y una forma de pensar. Más allá a lo que se quieran dedicar después”, expresó “Greg” Diuk.

“Me parece que es algo genial y fascinante para empezar, aprender formas distintas de pensar, y que lo puedan aplicar en todas las áreas, no sólo como programadores”, sostuvo.

Además, remarcó: “La programación cada vez va a ser más importante y la verdad que una experiencia como está es muy rica para ellos, para adquirir estas cosas, más allá  de lo que quieran hacer. Quizás se apasionan, le gusta y se quieren dedicar a la programación, y quizás no, pero me parece que es algo que les va a quedar para toda la vida”.

Por su parte, Daniel Casalles resaltó: “Siempre es inspirador  para el que estudia informática o le gusta programar, poder visitar un lugar como Facebook o como Silicon Valey, y decir  ¿por qué no un lugar así, por qué no soñar que un lugar así puede pasar en San Luis o en Mendoza. Esa es la magia de esta industria”.

“Cualquiera que estudie informática va a tener trabajo, pero los mejores trabajos los van a tener los que aman lo que están haciendo, la gente que eligió esto porque le apasiona, porque le encanta resolver problemas. Porque detrás de un juego de ingenio, hay desafío que lo llena de energía”.

Interiorizarse sobre la programación en la cuna de las grandes empresas informáticas es una experiencia una para los Mega Programadores, que el jueves continuarán recorriendo Silicon Valley. Por la mañana realizarán un City Tour por los puntos más emblemáticos de San Francisco, y luego recorran el Museo de Intel.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Ciencia y Tecnología.