Un mercado donde se encuentran pequeños productores y consumidores, unos ahorrando y otros sumando pesos a la economía familiar. En este verano, serán una excelente opción para un paseo de compras

Las cadenas de comercialización tienen un fuerte impacto en los precios. Cuantas más manos intervengan entre el productor y el consumidor, mayor será el valor del producto. Basta con pensar que entre lo que se paga en la carnicería y lo que cobra el productor en un remate de feria hay una diferencia de 4 a 1. En términos generales, un kilogramo en la carnicería sale $ 200 y el kilogramo de carne en pie es de $ 50. Esta diferencia se exacerba entre un productor de verduras y lo que se paga por ella en un supermercado.

Las ferias de productores que se están llevando a cabo en la provincia, promovidas por el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción , son una muy buena experiencia, para acercar la producción al consumo. Claro está que los precios están por debajo de los de mercado y son una excelente oportunidad para ahorrar unos pesos.

Pero ese importante beneficio, no es el único. Hay una mejora de la economía familiar, no solo para el que compra, sino y especialmente para las familias que encuentran un lugar, un espacio, un mercado, donde ofrecer los frutos de sus huertas, las mermeladas o dulces que preparan en casa, las artesanías que crean en sus pequeños talleres. Los panes, los fiambres y quesos, con las infaltables cervezas, también pueden ser adquiridos en estas ferias. No solo productos se encuentran, también hay lugar para ofrecer servicios: jardinería, electricidad, herrería.

Con la entrega de los kits frutihortícolas, las capacitaciones, y el acompañamiento de los funcionarios del Ministerio, se apoya esta actividad. El ingeniero, Juan Ignacio Villegas, jefe del Área Desarrollo Hortícola, se manifestó acerca de la finalidad del trabajo: “Recuperar producción local a pequeña escala. En este sentido los productores o pequeños huerteros que tienen producciones en sus casas para autoconsumo y generan un excedente, pueden acercarse y comercializarlo en estas ferias”.

Los municipios se están sumando. Un ejemplo, en Villa de Merlo, tienen pensado realizar ferias rotativas en 9 plazas de aquella ciudad, las que comenzarán en el presente mes.

En estos espacios, se valoriza y sostiene la cultura del trabajo, de la producción. Estemos atentos, porque en esta temporada veraniega, no solo se podrá ahorrar y ganar unos pesos, sino que también se promoverán como espacios de encuentro familiar y cultural. Un verdadero paseo de compras.