Con el exorbitante incremento en los precios de los productos que componen la Canasta Básica Alimentaria, la pobreza en Argentina crece. Se confirmará a las 16:00 del 28 de marzo, del próximo año. Será el último informe antes de concurrir a las urnas.

El INDEC informó que los precios de los productos que componen la Canasta Básica Alimentaria se incrementaron un 7,5 % en octubre. Bastante más que el conjunto de los precios que aumentaron un 5,4 %.

 

La CBA está compuesta un conjunto de alimentos, y su valorización marca la línea de indigencia. Si a ésta, se le suman los bienes y servicios se conforma la CBT cuya valorización marca la línea de pobreza.

Los ingresos necesarios para que una familia de 4 integrantes no sea indigente ha crecido en los 10 primeros meses de este año un 46,5 % y para no ser pobre un 45,4 %. En enero, la familia tenía que ganar más de $6.789 para no ser indigente y al menos $16.974 para no ser pobre. Ahora necesita $9.735 y $ 24.241, respectivamente.

Los salarios tuvieron en los primeros 8 meses -último informe publicado-los siguientes incrementos: sector privado registrado 17,7 y no registrado 9,7; sector público 15,1. Los salarios en la construcción entre enero y octubre se incrementaron un 22,8. Las jubilaciones, ni por asomo se acercan al incremento de precios y encima no tendrán bono de fin de año.

En Argentina el dato oficial de pobreza, en última instancia, es una resta. Ingresos menos línea de pobreza. Por ello como los ingresos han crecido menos que los precios de los productos, el indicador de pobreza crecerá.

Este pronóstico se confirmará recién a la cuatro de la tarde, el 28 de marzo del año entrante. Será él último informe oficial de pobreza antes de que los argentinos hayamos votado.