Con el semblante abatido y casi ocho horas después de conocerse la noticia del hallazgo del submarino “ARA San Juan”, regresaron a San Luis los padres de Fabricio Alcaraz, el tripulante puntano de la nave.

 

Vestida con una remera ploteada con una imagen de Fabricio cebando mate, Susana Coria, madre del marino puntano, llegó junto a su esposo muy temprano al Aeropuerto local y expresó: “Nos enteramos entre las 0:30 y la 1:00; en el grupo de whatsapp del Centro de Atención comunicaron a esa hora que el resultado era positivo. La noticia estaba saliendo en los medios y nosotros estábamos en Aeroparque”.

En una entrevista concedida a la periodista Sandra Araujo tras bajar del avión procedente de Buenos Aires, el matrimonio explicó resignado que decidieron volverse “porque ya no hay mucho para esperar; ya sabemos que están ahí abajo, aunque no sabemos si los van a sacar y cuándo. Queríamos volver a San Luis, porque estar allá es agregar más dolor y prefiero estar con mi familia”.

Para el padre de Fabricio, esta noticia fue como volver un año atrás, porque “fue en la misma fecha en que desapareció el submarino; es como revolver todo de nuevo. Este año fue muy duro por tanto esperar”. Pero con dolor también admitió que “ésta es una vocación y ellos saben a lo que se exponen en esta carrera, y más siendo submarinista; él lo hizo porque le gustaba, nadie lo obligó”.

“Nuestro deseo es que se sepa la verdad y que saquen al submarino del fondo del mar”, expresó Susana, quien siempre recordará a Fabricio “como un chico muy alegre, muy bueno y el mejor para mí; el hijo que siempre quise tener lo tuve en él”.

Video: Gentileza Sandra Araujo- Consecuencias.