Con esta frase de Mara López Gaveglio, una de las mini programadoras que se ganó un viaje a Disney, el gobernador Alberto Rodríguez Saá sintetizó el objetivo que la Provincia aspira alcanzar al brindarles a los sanluiseños de todas las edades, la posibilidad de aprender a programar y ampliar así sus conocimientos y obtener una salida laboral. Este viernes, el mandatario puntano entregó a Mara y 17 chicos más los premios que obtuvieron en el concurso informático.

El gobernador Alberto Rodríguez Saá encabezó el acto en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo donde se les entregaron los premios a todos los ganadores de los concursos Mini y Mega Programadores 3.0, el certamen destinado a fomentar el aprendizaje de la programación, el desarrollo lógico y a incentivar en los jóvenes el estudio de carreras relacionadas a las ciencias y la tecnología.

Junto al primer mandatario puntano, estuvieron la ministra de Ciencia y Tecnología y rectora de la Universidad de La Punta (ULP), Alicia Bañuelos; la ministra de Educación, Paulina Calderón; el ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, Sergio Freixes, la secretaria de Extensión de la ULP, Susana Torres; miembros del Gabinete y legisladores provinciales.

En total, participaron 2.900 chicos, de diversas edades, oriundos de 72 localidades. Tras rendir con éxito los exámenes finales, seis pequeños del nivel primario (acompañados por uno de sus padres o tutor) y 12 alumnos de nivel secundario viajarán a Estados Unidos como premio a su destacada participación.  Además, se entregaron 79 tabletas a jóvenes participantes que tuvieron un gran desempeño a lo largo de la competencia. También, 68 dispositivos para los más pequeños que cumplieron una gran labor.

En la categoría Mini Programadores, destinada a chicos de 4º, 5º y 6º grado de nivel primario (divididos en varones y niñas), compitieron por un viaje a Disney unos 68 pequeños, pero sólo 6 -tres niños y tres pequeñas- se quedaron con el gran premio. Ellos fueron: Ángel Gabriel Schlottke; Anastasia Neme San Martín; Elías Andrés López Zucchiatti; Milena Yamila Preda Morinigo y Francisco Agustín Schlottke, todos de San Luis, y  Mara López Gaveglio de la ciudad de La Punta. El viaje lo realizarán desde el 21 al 29 de noviembre.

Entre los Mega Programadores, jóvenes del nivel secundario, hubo 91 estudiantes en plena competencia en busca del viaje a Silicon Valley, en el Estado de California, pero sólo doce (6 chicos y 6 chicas) podrán conocer las sedes de compañías tecnológicas como Apple, Google y Facebook. También visitarán instituciones tecnológicas como la Universidad Stanford, en Palo Alto, el Museo de Historia de la Computación y el Centro de Investigación Ames de la NASA. Ellos son: Franco Nahuel Ponce Bartoli (San Luis); Victoria Abril Puddu (Naschel); Santiago Tomás Stagnitta (San Luis); Mariana  Romano (San Luis); Lautaro Sicca (La Punta), Rocío Guadalupe Hernández Amura (San Luis); Marcos Valentín Risatti (Villa Mercedes), Valentina Grasso (Villa Mercedes); Facundo Agustín Venturi Coria  (San Luis);  Julieta Magali Puddu (Naschel); Agustín Ezequiel Bascuñan (San Luis) y Amine Agustina Quiroga Britos (San Luis). Los chicos se irán del 4 al 12 de diciembre.

“Agradezco a todos los chicos por aceptar este juego. El desafío fue de ellos y lo han hecho con tanto entusiasmo y alegría”, dijo el gobernador y luego realizó un reconocimiento público a Alicia Bañuelos y a su equipo de trabajo: “Mi admiración y respeto a la rectora de la Universidad de La Punta y ministra de Ciencia y Tecnología, quien siente una pasión enorme por los chicos, por la provincia, por este mundo nuevo”, dijo.

“Programar es mejorar el mundo y están mejorando el mundo, los dueños de esta era, porque a nosotros, los grandes, nos está pasando un rol tan complicado que si lo tomamos y lo abrazamos con amor, afecto y cariño nosotros podemos hacer muchas cosas”, reflexionó Rodríguez Saá.

“Alguna vez dijimos que nosotros, los grandes, somos inmigrantes en el mundo digital, en este mundo de la ciencia y técnica, en este mundo de la posmodernidad y en esta era de la robótica. Y los chicos nacidos después de 1995 son nativos digitales. Acá en la provincia, los nativos digitales ya están escribiendo la historia presente de San Luis y hay que abrirles las puertas, empoderarlos, que tengan cada vez más poder y eso nos va a hacer mucho bien: a la provincia, al mundo, a los chicos y por supuesto a las madres y padres. Éste es nuestro afán”, concluyó Alberto Rodríguez Saá.