El ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich, firmó este jueves el contrato de obra para concluir en 180 días las casas sociales que dejó sin terminar la anterior gestión.

El gobierno inició las obras para terminar cinco viviendas inconclusas en El Talita.

El Gobierno inició las obras para terminar cinco viviendas inconclusas en El Talita.

Con una inversión de $2.215.710, el Gobierno provincial convertirá en habitables las cinco viviendas que no fueron terminadas y cuyos títulos de propiedad nunca estuvieron a nombre del Estado, como obliga la ley.

Gran parte de los 400 vecinos que viven en este  pintoresco paraje del departamento Junín estuvieron en el acto realizado en la plaza, donde las cinco familias postergadas recibieron la buena noticia.

“Ahora no solamente podrán habitar sus casas, sino que también tendrán los papeles que acreditan que son de ustedes”, les dijo Tomasevich.

El intendente de El Talita, Darwin García, relató el calvario que significó para su gestión lograr la regularización del dominio de los lotes y destacó que por primera vez esta intendencia se presentó a la licitación como una empresa más para terminar las casas.

Pero las buenas noticias no terminaron allí para los habitantes de este paraje ubicado 25 kilómetros al norte de Quines. La secretaria de Vivienda, Angela Gutiérrez de Gatto, anunció la regularización de títulos para once viviendas construidas en 1991 y que por razones que desconoce, no están en los registros del entonces Fondo Provincial de la Vivienda (Foprovi).

En coincidencia con los discursos de Tomasevich, García y Gatto, la senadora por Junín, Gloria Petrino, destacó la marcha de las obras en la provincia en contraste con la casi nula obra pública nacional.

Las cinco viviendas sin terminar en El Talita presentan también serios defectos de construcción en su estructura, lo que obligó al Gobierno puntano a incluir nuevos trabajos en la red de agua potable, cámaras sépticas, red eléctrica, veredas, hasta la correcta nivelación de los terrenos.

Nota y fotos: ANSL.