La Universidad de la Punta organizó una jornada de capacitación para los Programadores 3.0 certificados y los alumnos de la Tecnicatura en Desarrollo de Software. Disertaron y compartieron sus experiencias, Alberto Arce, consultor independiente en tecnologías; Sebastián Siseles, vicepresidente de Freelancer.com; y Pablo Fiuza, fundador y actual CEO de Qservices.

Con el objetivo de interiorizarlos en el mundo de la programación, y puntalmente en el aspecto relacionado con la salida laboral y el mercado disponible, la Universidad de la Punta (ULP), a través de la Secretaría Académica, llevó a cabo la 1º Jornada “Empezá a Programar.”

El secretario Académico de la ULP, Néstor Arellano, indicó que “la jornada ‘Empezá a Programar’ está destinada a todos los alumnos de Programadores 3.0 y de la carrera de Técnico Desarrollador de Software, con el objetivo de que todos estos chicos se inserten en el demandante mercado laboral de la programación”.

Más de 100 jóvenes participaron de la propuesta, que se llevó a cabo en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo. En esta oportunidad, los tres disertantes invitados a compartir su experiencia fueron: Alberto Arce, consultor independiente en tecnologías; Sebastián Siseles, vicepresidente de Freelancer.com; y Pablo Fiuza, fundador y actual CEO de Qservices.

Arce fue el encargado de abrir la jornada y disertó sobre su experiencia en el mundo de la programación, tanto como empleado como de forma independiente. Actualmente es consultor independiente en tecnologías, y durante la charla fue destacando los beneficios y desventajas de cada forma de trabajo. “No es fácil, al principio cuesta, es difícil conseguir clientes, hacerse conocido, es difícil ir creando un perfil y trayectoria, pero con el tiempo las cosas se van dando”.

Sobre la salida laboral destacó que “hay mucho mercado para esto, el mercado está muy insatisfecho y realmente estamos en un momento que hay que aprovechar”. “Si no trabajas por tus sueños, a lo mejor tengas suerte y alguien te contrate para que trabajes por los suyos”, cerró Arce la disertación.

El segundo exponente fue el vicepresidente de Freelancer.com, Sebastián Siseles, quien compartió con los jóvenes programadores su experiencia y las nuevas oportunidades laborales. “El futuro del trabajo o el trabajo del futuro, yo lo relaciono y estoy convencido de que el futuro del trabajo pasa por la ciencia, la tecnología, ingeniería o matemáticas”, sostuvo Siseles.

“Si vos miras en el mundo, más o menos, el 50 %, de la población mundial no tiene conectividad a internet. Esta gente es pobre, no tiene recursos, no tiene a veces ni siquiera para comer. Estando en una provincia donde más del 90 %, casi el 100 % tiene la posibilidad de estar conectado a internet es algo ventajoso al resto de las personas”, sostuvo, y alentó a los jóvenes a continuar con su formación y búsqueda laboral: “Estamos compitiendo con otros por puestos de trabajo, estamos compitiendo por ingresos. La conectividad, la tecnología, el acceso a la tecnología es determinante para el futuro del trabajo”.

Pablo Fiuza, el tercer exponente y encargado del cierre de la jornada, es licenciado en sistemas de la información, fundador y actual CEO de Qservices y Coordinador del Proyecto DANE, dedicado a la generación de software para niños y jóvenes con discapacidad.

“Es fundamental que puedan capacitarse en tecnologías”, expresó Fiuza a los programadores, y destacó: “Cuando a mí me tocó arrancar no existían estas posibilidades, que hoy puedan aprender un lenguaje es la puerta de entrada, después van a ir aprendiendo otros, descubriendo que les gusta, esto es la puerta de entrada para comenzar a desarrollar; me parece extraordinario y les augura el mejor de los futuros”.

Fiuza destacó que su vocación por la tecnología lo despertó una tía, cuando le regaló una Comodore 16, cuando era un niño, luego en la escuela no tuvo un apoyo ni formación sobre nuevas tecnologías. “Escuchar esto me hubiera ayudado y lo hago con ese afán, porque uno se siente identificado con determinadas situaciones que compartimos todos en algún momento”.

“Me interioricé bastante en Programadores 3.0, para mí esto es extraordinario, le veo un enorme futuro porque le veo un enorme futuro al mercado de la tecnología”, destacó Fiuza.

Tras las tres disertaciones se abrió un espacio de consultas para que los alumnos pudieran interiorizarse y despejar dudas sobre salida laboral y metodologías de trabajo.

 

Nota y foto: Prensa ULP.