El gobernador de San Luis criticó el accionar del presidente de la Nación, Mauricio Macri, en torno al debate sobre el aborto. Para el mandatario puntano, el dirigente de Cambiemos separó a la sociedad y no reparó el problema de fondo.

Durante el acto de Adhesión a Leyes Nacionales que encabezó este viernes por la tarde en Terrazas del Portezuelo, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, se refirió a diversos temas que atañen a la mujer y a los diversos problemas y flagelos que padece en la sociedad actual. Uno de ellos es la legalización del aborto, situación que tuvo en vilo al país hace poco tiempo. Sobre ello, el mandatario puntano criticó al Presidente Macri por su postura.

“Hoy me acordaba de que cuando era chico, durante el Gobierno del presidente Arturo Frondizi, en 1958, introdujo en la sociedad el tema de la enseñanza libre o laica, tema al que la sociedad interpretó como enseñanza confesional o de la religión en la escuelas públicas o prohibición. Por esto, la sociedad se dividió enormemente pero en un momento hubo una ley que de alguna manera le puso razonabilidad y límites a la disputa, y desde entonces tenemos la enseñanza laica en las escuelas públicas y un sistema mediante el cual se admite que las escuelas privadas puedan tener enseñanza confesional”.

“La sociedad se dividió, pero el problema se solucionó o al menos se llegó a una suerte de acuerdo de paz, y  esto lo cuento porque me suena parecido a lo que pasó en estos tiempos y lo digo con todas las letras, el presidente Macri abrió un tema a partir de una realidad y un problema que existe en la sociedad y que no es otro que cuando una mujer quiere interrumpir su embarazo y termina en una situación de clandestinidad y muere. Muere. Es como que existe entonces como una pena de muerte para aquellas mujeres pobres que quieren interrumpir su embarazo. Existe una pena incluso en el Código Civil, una pena para ellas. La realidad indica que esto pasa. Macri abre el tema y la sociedad se dividió muy fuertemente”, dijo el gobernador.

“El tema no se solucionó. ¿Pero qué vimos todos?. Pudimos ver cientos de discursos antes del debate de la Cámara de Diputados. Hubo sesiones en comisión que duraron horas y horas. Escuché muchísimas. Y casi, podría decir, que había un tema en común de alguna forma. Es un tema que amortigua el enfrentamiento. Algo que nos unía a todos de alguna manera. El punto en común era la educación sexual. Algunos argumentaban en que se necesita invertir más en educación sexual, otros decían no se está dando en las escuelas y hay que hacerlo. Es un tema social que tenía o tiene paliativos en los que más o menos estamos de acuerdo las dos partes”, añadió.

“Nosotros tenemos una legislación de usos y costumbres, protocolos verbales, que en San Luis han dado buenos resultados. Hay también objetores de conciencia que han dado resultado. Pero a esto le falta algo. Cuando se produce la judicialización de la interrupción de algún embarazo admitido por la ley, funcionaba el protocolo verbal de objetores de conciencia. Cinco años después, la Corte Suprema hizo una acordada en la que transmite un protocolo y pidió a las provincias que lo aplicaran las que lo quisieran. Yo en su momento dije que no era necesario porque nuestro protocolo verbal de objetores de conciencia ya lo teníamos e incluso era mejor que la acordada de la Corte Suprema. Hoy hay mucho enfrentamiento. Es hora de unir. De unirnos porque los problemas son graves y tenemos que dialogar en la legislación y para erradicar estos flagelos”, subrayó Rodríguez Saá.