El Ministerio de Salud, a través del Subprograma Infraestructura Hospitalaria del Interior, adquirió e instaló en el hospital de Buena Esperanza un equipo de ósmosis inversa potabilizador de agua con una capacidad de filtrado de 1.000 litros por hora y con un monto de inversión de $770.000.

El Ministerio de Salud mejoró la calidad del agua en el hospital de Buena Esperanza con la instalación de un equipo de ósmosis inversa potabilizador de agua.

El sistema es de altísima tecnología, construido en su totalidad en acero inoxidable grado alimenticio, es un equipo totalmente automático y no requiere personal para su funcionamiento. La presión de trabajo es de 20 kg/cm2, la única energía que consume es eléctrica y es de clasificación A, es decir ecológico. Se alimenta con agua de pozo, la cual en esta zona es extremadamente dura y no es apta para consumo humano, ya que contiene una cantidad de arsénico superior a 0.164 miligramos/litro.

Recibe agua de pozo, a través de membranas de filtración, retira el excedente de sales y minerales dañinos para la salud, obteniendo una salida de agua pura, con una cantidad de arsénico menor a 0.01 miligramo /litro, la cual cumple con la exigencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a aguas para consumo humano.

Luego de este proceso, el agua purificada se remineraliza con sales que son beneficiosas para el consumo humano y además se le hace un control de PH en línea así asegurar la calidad de salida. El agua así producida, se usa para consumo humano como también para uso en laboratorio, odontología y cocina.

Nota y foto: Prensa Ministerio de Salud.