Este viernes escucharon la propuesta del gobernador Alberto Rodríguez Saá en el club Sarmiento Juventud Unida de Tilisarao, y luego se inscribieron para el crédito blando que otorga el Gobierno provincial.

Ramón Domínguez llegó desde Concarán, donde tiene una carnicería hace 20 años. “Es muy importante que el gobernador se acuerde de lo que estamos pasando los comerciantes, la clase media, porque la estamos pasando mal. Espero que esto sea un ejemplo para el presidente y se acuerde de nosotros”, expresó.

“En el 2001 fue algo muy parecido. Ahora está complicado porque la gente no tiene plata y han cerrado fábricas”, señaló el dueño del negocio familiar. En su rubro no sólo aumentaron los impuestos. “La carne depende mucho del combustible y el cereal. El maíz hace un año y medio estaba a sesenta centavos; hoy está a cinco pesos el kilo”, ejemplificó.

Roberto Farías fue desde Papagayos con una propuesta comercial: un restaurante con producción propia de frutas y verduras.

“Esta oportunidad me da fuerzas para seguir adelante, porque veo que el Gobierno dice presente”, expresó.

Antonio Pérez es de Las Chacras y hace dos años que trabaja con un transporte escolar. “Me pareció muy buena la propuesta, porque hay financiación sin interés”, apuntó.

Javier Torres proyecta impulsar un parador gastronómico en Villa del Carmen. “Esta noticia es excelente para nosotros porque estábamos por construir nuestro local propio y con la suba del dólar quedó todo anclado”, describió.

Silvana Álvarez tiene un almacén en Tilisarao. “La mayoría de los productos han aumentando un 20%”, dijo. Lleva 20 años en el rubro, por lo que ya sabe cómo salir adelante en tiempos complejos: “Trabajando desde las 8:00 hasta la medianoche”.

Vanina Bianchi se dedica a la industria textil. “Hace cuatro años fabricamos ropa para bebés y niños, y hace doce que tenemos el negocio. Con el crédito vamos a comprar algunas máquinas que nos faltan. La tela no ha subido mucho, pero sí los transportes”, contó.