El gobernador Alberto Rodríguez Saá encabezó otro emotivo acto por la puesta en marcha del plan que beneficiará a más de 5 mil comerciantes de toda la provincia. “Que nadie en San Luis cierre las persianas”, dijo ante más de 300 comerciantes del departamento Pringles.

En un clima cargado de gestos de expectativa y esperanza, el gobernador Alberto Rodríguez Saá habló este viernes en La Toma ante pequeños comerciantes, mineros e industriales, y los convocó a estar unidos para evitar el cierre de los locales comerciales.

“Estoy feliz de estar acá porque debe ser la primera vez que nos vemos muchos de nosotros, y ustedes todos los días le ponen un trabajo enorme a la provincia de San Luis, a la familia y a la comunidad, y muchas veces están muy lejos de los gobiernos y eso está bien, porque son independientes”, expresó el gobernador durante el lanzamiento que se realizó en el Club Pringles.

“Estoy también muy preocupado por la situación nacional. Hay muchas variables que nosotros no podemos manejarlas y tenemos que arreglarnos como sea. La pobreza y la indigencia generan que la gente no tenga a veces para lo cotidiano o para comer, y esto repercute en la economía y es preocupante”, agregó el mandatario, para luego referirse a algunas de las herramientas que el Gobierno provincial pone a disposición de los sanluiseños para ayudarlos a superar la crisis nacional.

“Muchas veces el Gobierno lo puede solucionar, por ejemplo con el Plan de Inclusión que genera trabajo y ordena, y aunque no sea mucho significa una entrada mensual en la provincia, que a ustedes los favorece en la actividad económica. Como así también los aumentos salariales”, expresó.

“La cuestión es que el dólar cuando subió la semana pasada perjudicó al comerciante porque hace 10 días vendió con un dólar a 22 pesos y ahora tiene que reponer con uno a 38-40 pesos, y esto es dramático porque muchos no pudieron tomar la previsión y están casi en situación de bajar las persianas. Por eso venimos a ponernos en el lugar de cada uno de ustedes porque queremos que nadie cierre las persianas. Luchemos, aguantemos y vamos a estar unidos para que no pase esa desgracia”, enfatizó Rodríguez Saá, y el clima de esperanza en el recinto se intensificó.

“¿Cómo vamos a hacer? A los que están en el padrón de Rentas con una facturación menor a  $3.500.000 les vamos a dar este crédito de $50.000 que va a ser sin intereses y empezarán a pagar en enero o febrero de 2019 en pequeñas 10 cuotas”, les explicó el gobernador a los 300 comerciantes y pequeños productores.

Les anunció además que el próximo viernes volverá a la localidad para entregarle a cada uno el cheque.

“Éste es dinero del Gobierno que es del pueblo de San Luis, de ustedes, y significa que por la devolución es casi simbólica, pero es bueno que se devuelva para generar un círculo virtuoso”, finalizó el mandatario.