Estudiantes del nivel secundario de la Escuela Nº 442 “Adolfo Rodríguez Saá”, de la localidad de Las Vertientes, llegaron este martes al predio experimental para conocer el trabajo productivo que realiza el Gobierno provincial.

Los chicos conocieron el trabajo que se realiza en el predio experimental.

Dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, “Sol Puntano” continúa recibiendo la visita de escuelas interesadas en conocer las producciones que realiza para mejorar el abastecimiento de frutas, verduras y hortalizas en la provincia, además de agregar valor con la fabricación de dulces y frutas secas, entre otras especialidades.

En este caso los que pasaron por el predio, ubicado en la Autopista de las Serranías Puntanas, al oeste de la ciudad de San Luis, fueron chicos de los primeros años del secundario de la Escuela Nº 442 “Adolfo Rodríguez Saá”, de la localidad de Las Vertientes, ubicada en el departamento San Martín. Recorrieron las instalaciones junto con un profesor y observaron el trabajo en los distintos aspectos productivos.

La visita se dividió en dos etapas: primero presenciaron cómo se producen los plantines y su posterior traspaso a la tierra. Por eso pasaron por el invernadero y observaron en el campo cómo se trasplantan los ejemplares una vez que tienen el tamaño suficiente como para sobrevivir por sí mismos.

Los plantines llevan un trabajo realmente artesanal de parte de las trabajadoras de “Pañuelos Solidarios”. Ponen una semilla en cada uno de los alvéolos o celdas de unas bandejas plásticas negras que tienen 200 espacios para recibirlas. Dentro ya hay kekilo, un sustrato de turba esterilizado con nutrientes que otorga esponjosidad, aireación y sostén a la minúscula semilla durante la primera parte de su proceso de crecimiento. Trabajan así con lechuga, remolacha, espinaca, acelga, brócoli, coliflor y cebolla.

Cuando dejaron el invernadero, pasaron por la zona donde están los árboles frutales, entre los que se destacan los durazneros que, en esta época del año, gracias a los primeros soles fuertes, ya sacaron las flores que luego brindarán los frutos. Se enteraron de cómo son las rotaciones para cuidar los suelos y preguntaron de todo. “Se mostraron muy interesados por tratarse de una escuela sin especialización en vegetales”, reconoció Alfredo Cartellone, responsable agrícola de “Sol Puntano”.

Finalmente, recorrieron la fábrica que le da valor agregado a la producción. Visitaron los viñedos y olivos, donde se les explicó las enfermedades y plagas de los diferentes ejemplares y la mejor manera de combatirlas. También, vieron el trabajo de un grupo de personas para pelar y envasar los frutos secos, embotellar el tomate ya pelado y triturado, preparar los panes de dulce de membrillo y cocinar los dulces en enormes ollas de aluminio.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.