Los 210 kilómetros que separan a San Luis de Balde de los Torres fueron transitados con el objetivo de concretar los sueños puntanos del Gobierno sanluiseño, con el concepto de la periferia al centro.

Foldscope y tabletas continúan llegando a las escuelas rurales.

Los equipos de la Autopista de la Información (AUI) y San Luis 3.0 siguen con la recorrida por el departamento Ayacucho. Desde el lunes ya se visitaron 24 escuelas rurales. El martes, la Escuela Nº 257 “Maestra Margarita Poblet de Arce”, del paraje Balde de los Torres, en el departamento Ayacucho, recibió al Ministerio de Ciencia y Tecnología. Los Foldscope y las tabletas llegaron a la escuela rural, ubicada a 50 km al norte de Quines; mientras que en simultáneo llegaban a las escuelas de los parajes Santa Teresita, Balde de Quines, San Roque, Los Quemados, Las Chimbas, La Salvadora y Puesto Balzora.

El martes, el maestro y director de la escuela fundada en 1910, Juan Carlos Aguirre, le enseñaba matemáticas a Juan David Vara, de 13 años, cuando llegó el equipo de Autopista y San Luis 3.0.

“Muchas gracias por la visita, es muy grato que vengan y nos acompañen”, reflejó el maestro que lleva 28 años en Balde de los Torres.

“Doy clases acá desde cuando era escuela rancho y gracias al actual Gobierno de San Luis pasamos a esta estructura con comodidades y mayores posibilidades”, contó Juan Carlos.

Carolina, del equipo de San Luis 3.0, les enseñó a maestro y alumno a armar el Folscope. Juan, con el microscopio listo, buscó una hormiga y comenzó la fascinación: “Me imaginaba otra cosa, ni sabía que era así. Veo todo, es increíble. Ahora voy a poder mirar bichos y plantas”, se entusiasmó.

Gustavo Zavala y Federico Díaz, de la AUI, le entregaron una tableta al alumno. “Muchas gracias al Gobierno, es un gran día para mí. Me gusta mucho matemáticas, pero ahora, además, podré investigar”, dijo Juan, con la sonrisa de oreja a oreja.

“Estas herramientas, como el microscopio de papel, son muy importantes para incentivar a los alumnos en el aprendizaje de la ciencia”, dijo el director, el cual cada día recorre 100 kilómetros para dar clases.

“Cada día vengo con las mismas ganas, siempre hay algún alumno esperando. Y ahora, con este material científico, voy a tener otro elemento para motivarlos aún más”, manifestó Juan Carlos, quien junto a Juan David, a las 13:00, bajan la bandera argentina del mástil y cierran otro de día de actividades, ahora también de la mano de la ciencia.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Ciencia y Tecnología.