En el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo, el académico estadounidense explicó las funciones de los microscopios plegables, de bajo costo, y sus usos en el ámbito sanitario y científico.

Durante el encuentro, el inventor se refirió a la creación de los Foldscope, los microscopios de papel, plegables y de bajo costo que creó en el seno de la Universidad de Stanford junto a Manu Prakash. También se explayó sobre su aplicación en la ciencia y el ámbito sanitario.

El encuentro, del que también participaron bioquímicos, médicos, geólogos y epidemiólogos, comenzó poco después de las 17:00 y el jefe del Programa Gobierno Digital, Cristian Cano, fue el encargado de presentarlo y darle la bienvenida. La charla giró en torno de la filosofía, los objetivos y el alcance de los microscopios de bajo costo y de Foldscope Instruments, la compañía que los desarrolla.

En la introducción, Cano se refirió al trabajo y estudios epidemiológicos que se pueden hacer con los Foldscope y al valor de ganar tiempo con ellos en el campo antes de viajar hasta algún laboratorio con las diversas muestras.

“Pensamos en su uso médico, pero también en el uso educativo, es muy importante para que los chicos obtengan experiencias y también las unan al conocimiento, a los libros, en sus escuelas”, expresó Cybulski.

“Esto le dio una dirección a nuestro trabajo. El objetivo fue que se facilite la ciencia y se oriente hacia la gente para vivirla, para que la experimenten. Alentar a que los chicos se acerquen a la ciencia no sólo consiste en dar herramientas, sino en indicar cómo hacer divertida a la ciencia”, agregó.

“La educación está muy ligada a la medicina, a la sanidad. Hay que educar a los chicos para que descubran el mundo y lo que hay en él. Las herramientas tecnológicas también se las podemos dar a los padres, pero hay que aclararles que deben compartirlas con los chicos. Actualmente, hemos distrbuido quinientos mil Foldscope en ciento treinta países. Queremos seguir adelante hasta que todos los chicos del mundo tengan el suyo. Con ellos se pueden descubrir múltiples cosas. Por ejempo, en África unos chicos descubrieron que los remedios que les vendían eran truchos”, remarcó.

“La intención es que cada Foldscope sea como un lápiz. Y que a partir de ellos los chicos comiencen a experimentar, a indagar, a investigar y se acerquen a la ciencia de una manera divertida. Allí afuera aún hay miles y miles de microorganismos por descubrir”, valoró.

En el tramo final de la disertación Cybulski aceptó preguntas de los profesionales, docentes y científicos puntanos tales como el costo de los Foldscope (1,75 dólar), su durabilidad y la cantidad enorme de trabajos que se pueden desarrollar con ellos. Un aplauso cerrado coronó la disertación del inventor estadounidense.