Ambos lugares se encuentran al pie de las Sierras de los Comechingones y sus habitantes conviven con llamativos y encendidos paisajes, que contienen al dique Piscu Yaco y ríos con exuberantes quebradas.

Acceso al pintoresco paraje de Villa Elena, al pie de las sierras de los Comechingones.

San Miguel o El Molino (Lago Piscu Yaco) es un paraje con 65 habitantes, pero que presenta dos realidades: cerca de la sierra viven 10 familias; cerca de la ruta, 4, en casas de vacaciones.

El centro urbano más próximo es Cortaderas, y tiene una distancia a la capital sanluiseña de 187 kilómetros.

El camino de acceso es la vistosa y asfaltada Ruta N° 1, que bordea el pedemonte de las sierras de los Comechingones. Cuenta con servicio diario de ómnibus y la energía utilizada son líneas de corriente eléctrica, paneles solares y aerocargadores.

La educación que reciben los chicos de San Miguel es preescolar y primaria, mientras que la población adulta tiene como principales producciones la crianza de ganado bovino y porcino, aves de corral y servicios turísticos.

Villa Elena está próxima a la turística Cortaderas y se destaca porque, entre las 400 familias que lo habitan, hay 300 adolescentes, en su mayoría distribuidos entre los cuatro barrios de viviendas sociales construidas por el Gobierno provincial.

Está a 194 kilómetros al noreste de San Luis capital y se accede por la Ruta N° 1, por donde pasan empresas de transporte de corta y larga distancia. Pero también es un paraje bien dotado de otros servicios, como energía eléctrica y alumbrado público; teléfono, wifi, líneas de celular, radios locales y DirecTV.

La educación se brinda en la Escuela Nº 278  “Gral. Franklin Lucero”, en los niveles preescolar, primaria y secundaria, ubicada en Cortaderas.

La principal producción de la zona son los servicios turísticos, acompañado de algo de ganadería para autoconsumo.

Fuente: Dirección Provincial de Estadística y Censos.

Foto: ANSL.