Luego de recorrer más de 130 km y pasar por 9 localidades de 3 departamentos de San Luis, los ciclistas completaron el desafío de unir los Comechingones en bicicleta. La travesía duro más de 8 horas: comenzó en La Toma y terminó en Merlo.

Más de 200 ciclistas participaron del desafío “Uniendo los Comechingones”.

Más de 200 ciclistas participaron del desafío “Uniendo los Comechingones”.

Con los primeros rayos del tenue sol de junio, los ciclistas salieron desde La Toma en esta travesía que consistió en unir los Comechingones, a puro pedal. “Quiero agradecer a todos los ciclistas que decidieron participar de este hemos evento”, dijo el intendente de la localidad, Francisco Cornejo, luego de que se izara la bandera argentina y segundos antes de la partida.

La largada simbólica se produjo minutos después de las 8:30 y los ciclistas, bien abrigados por que la temperatura rondó los -5C°, salieron en busca de la ruta.

Una caravana de pedalistas, guiada por la cápsula policial compuesta por tres vehículos y 20 motos, subieron a la autopista para recorrer los primeros kilómetros en busca de la localidad de Naschel.

Amanecía en la ruta y los ciclistas recibían los primeros rayos de sol en la frente mientras se dirigían al puente, por RP Nº 20 para realizar el giro a la izquierda hacia la localidad de Naschel, por RN Nº 148.

Cerca de las 9:20, el primer grupo llegó a Naschel, en donde se produjo la primera parada. Allí se sumaron varios ciclistas a la caravana y el recorrido continuó. “Estamos muy contentos con el desarrollo de la prueba”, dijo el vicegobernador, Carlos Ponce, y agregó: “Hay muchas agrupaciones de ciclistas de la provincia y hasta se acercaron pedalistas de Río Cuarto”.

Villa del Carmen y luego Villa Larca, vivieron el paso de los ciclistas. La caravana se hacía cada vez más grande y se estiraba en la ruta como un abanico de colores.

El desafió de unir los Comechingones estaba cada vez más cerca. Las risas y las charlas dentro del pelotón eran elocuentes, además se escucharon algunas bromas entre los participantes.

Cortaderas, Los Molles y Carpintería le ofrecieron a los pedalistas un paisaje inigualable. Los Comechingones, de un color ocre, contrastan con las palmeras que mantienen su color, a pesar de la época del año. El aire era frío y la sensanción de cercanía con la Villa de Merlo se sentía en cada pedaleada.

El Parque Recreativo de la villa turística fue el punto final de la travesía, luego de 130 km a puro pedal. “Quedó demostrado que cuando se trabaja con unidad todo se puede”, explicó Carlos Ponce, quien se mostró muy contento por la cantidad de gente que se sumó la propuesta de unir los Comechingones”.

Emmanuel “Loco” Guevara, que se recupera del accidente sufrido hace un mes, recibió a los ciclistas en la entrada del Parque y no pudo ocultar la emoción. “La verdad que las muestras de cariño de la gente son el motor que me impulsa a salir adelante”, contó el exciclista.

En referencia a los operativos de seguridad y de salud, el subjefe de la Policía de la Provincia, Claudio Latini, y el coordinador del SEMPRO, José Rocha, coincidieron: “Fue un éxito total, sólo tuvimos inconvenientes menores”.

La bicicleteada que unió varias localidades de la Costa de los Comechingones tuvo su cierre cuando fue izada la bandera argentina en el mástil del Parque Recreativo de Merlo. Luego los ciclistas compartieron un locro y charlaron acera de lo vivido durante la jornada.

Nota: Jorge Gallego.

Fotos: Jésica Flandes.

Video y edición: Angie Dresti.