La Universidad Provincial de Oficios (UPrO) ganó la primera carrera y el Plata Racing la segunda. Participaron competidores de toda la provincia con 16 autos en pista.

En la primera final Facundo Dellasala y Luciana Petrel, de la UPrO, marcaron el récord de vuelta con 36 segundos y se llevaron el primer puesto, con un promedio de velocidad de 39 kilómetros por hora. En segundo lugar se ubicaron Tomás Chirino y Fiorella Galetto, del equipo Plata Racing, mientras que Nicolás Tello y Abigail Barroso, también de la UPrO, completaron el podio.

En la segunda final se invirtieron los ganadores, ya que el primer puesto fue para Chirino y Galetto, del Plata Racing, seguidos por Dellasalla y Petrel. Esteban Pérez y Yoel González, del Colegio N° 26, se ubicaron terceros.

“Tuvimos que hacerle mejoras a los autos en relación a la carrera de la primera fecha en Quines. La idea es mejorar carrera a carrera; mejoramos los ejes y bajamos el peso porque estábamos pasados”, explicó Dellasala, quien junto a sus compañeros de la UPrO desarrollan tecnologías que posibilitan el cuidado del medio ambiente y la incorporación de energías renovables en vehículos de carrera, capacitándose en mecánica de vanguardia.

En la categoría escuela Agustín Acri y Micaela Domínguez, de la Escuela Técnica N° 31 de Quines, llegaron cuartos en la primera carrera, aunque fueron los primeros en su categoría, mientras que en la segunda final Pérez y González se llevaron el primer puesto.

El jefe del Área Ciencia y Tecnología de la Secretaría de la Juventud, Fernando Bertín, asistió a la segunda fecha y transmitió a los participantes la importancia de trabajar en este tipo de tecnologías, y celebró que “la juventud de Quines, Juan Jorba, Villa Mercedes y San Luis esté comprometida y trabajando por el futuro, que son los autos eléctricos”.

La familia de Matías Pereyra estuvo presente en Concarán.

“Esta carrera fue especial en comparación con la primera fecha, ya que Matías Pereyra era piloto del equipo de Quines y hoy ya no está entre nosotros”, dijo Bertín. “El corazón se siente estrujado porque perdimos a ‘Mati’ en un accidente incomprensible. Vinimos con la familia de Matías y sus compañeros de curso para acompañarnos en este momento”, dijo el director de la Escuela Técnica N° 31 de Quines, donde Matías cursaba el 7° año.

Fuente: Prensa UPrO y Secretaría de la Juventud.