Un contenedor de carne, 200 kilos de yerba y 8 parrillas son algunas de las cosas y productos que los futbolistas cargaron a la bodega del lujoso avión que los llevó a Barcelona, donde permanecerán para hacer la parte más exigente de la preparación rumbo al Mundial. Además, hay 60 baúles con la indumentaria que usarán antes y durante la competencia.

La Selección estará en Barcelona hasta el 8 de junio. Allí realizará una especia de mini pretemporada para llegar de la mejor manera al debut con Islandia, el 16 de junio, en Moscú.

La delegación argentina partió este miércoles a las 21:00 en un lujoso Air Bus 340 VIP, con 100 butacas y un curioso equipaje. Entre las cosas y productos que los futbolistas cargaron a la bodega se encuentra un contenedor repleto de carne, leña, carbón, 200 kilos de yerba, 60 termos, 8 parrillas, un pack con potes de dulce de leche y hasta un paquete con caramelos masticables, pedido especial de algunos jugadores.

Además de esto, la bodega del avión trasladó todos los elementos de utilería necesarios para la competencia: 700 camisetas oficiales, 600 shorts, 200 pares de medias, 100 botines, 200 buzos, 200 pantalones, 100 camperas y 100 pelotas. Toda esta indumentaria está destinada de manera exclusiva a los 23 convocados para el Mundial y el cuerpo técnico, ya que los sparrings recibirán sus cosas por separado.

Por otra parte, los enviados de la AFA al complejo Bronnitsy Training Centre, donde la Selección tendrá su búnker en Rusia, tomaron algunas precauciones para que los jugadores se sientan como en casa: construyeron un espacio con 8 asadores, ya que «en Rusia hay una especie de barbacoa, pero la carne no queda igual», explicaron desde el cuerpo técnico. La construcción de una sala de video fue otro de los requerimientos de la delegación argentina que, de cumplir el objetivo, permanecerá en el búnker hasta el 15 de julio, día elegido para la final.

 

Nota: Andrés Acosta.

Fotos: Web.