Con un gran almuerzo, baile y shows en vivo, los adultos mayores festejaron el 25 de Mayo a todo ritmo en la sede central. 

Como ocurre cada vez que hay una celebración patria, el Centro de Jubilados y Pensionados de la Provincia de San Luis se reunió en su salón de calle 9 de Julio y Colón para celebrar a lo grande. Empanadas, locro, pastelitos, bailes y música en vivo fueron las principales atracciones del encuentro que reunió alrededor de 300 afiliados durante el mediodía del sábado.

Actualmente, la institución cuenta con poco más de 7 mil afiliados en toda la provincia. “Estamos muy contentos de poder disfrutar estos eventos con nuestros jubilados. Tenemos el sueño de poder llegar a todas las localidades de San Luis con esto mismo. Contamos con un gran equipo que trabaja día a día para poder brindarles los mejor”, dijo la presidenta Susana Arce, quien además destacó el hecho de “trabajar en conjunto con la obra social del Estado provincial y el Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura”.

Durante el almuerzo, los jubilados disfrutaron de la música de La Seña, mientras que a las 16:00 llegó el plato fuerte: Los Playeros se subieron al escenario y ofrecieron su mejor repertorio durante casi dos horas, acompañados por los bailes de los abuelos que no querían irse hasta pasadas las 18:30, cuando la noche comenzó a hacerse presente en San Luis.

Arce explicó que la institución ofrece diferentes actividades, tales como “viajes dentro y fuera de la provincia, caminatas, juegos de mesa, gimnasia, clases de bachata, tango y folclore, bordados, manualidades, pintura en tela, podología, masajes y peluquería. Además, contamos con un gimnasio con aparatos propios y una residencia que construimos para que los jubilados del interior puedan venir y hacer sus trámites con comodidad”.

Actualmente, el Centro de Jubilados y Pensionados tiene sede en San Luis y Villa Mercedes, y cuenta con delegaciones en distintas localidades del territorio provincial. Próximamente inaugurarán los espacios en Justo Daract y Quines, que esperan con los brazos abiertos a nuevos abuelos.