Ambos jóvenes fueron recibidos este martes, en Terrazas del Portezuelo, por la ministra de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos. Lucía Triska y Lucas Chiurazzi fueron los más participativos, durante marzo, del grupo de consulta de Programadores 3.0.

Los destacados de marzo recibieron su tablet.

Desde el inicio de Programadores 3.0, miles de usuarios comenzaron a participar del grupo y a interactuar en busca de soluciones, nuevas ideas y ayuda para continuar su proceso de aprendizaje. El Ministerio de Ciencia y Tecnología premia cada mes a los dos usuarios más participativos con una tableta.

La programación no sólo es escribir líneas de código para que se ejecuten en una computadora, es una forma de pensar cómo resolver un problema y en la mayoría de los casos se trabaja en equipo. El grupo de consulta, realizado a través de Facebook, de Programadores 3.0 tiene como objeto solventar dudas de los usuarios y fomentar el trabajo colaborativo entre pares.

La ministra Bañuelos recibió este martes a Lucía Triska y Lucas Chiurazzi, los dos usuarios más destacados de marzo. En la oportunidad, ambos jóvenes coincidieron en que el ayudar a sus compañeros se convirtió también en parte de su proceso de aprendizaje.

“Participar del grupo, además de ayudar a mis compañeros, me ayuda a estudiar y estoy un poco más confiada en mí misma”, resaltó Lucía, que es beneficiaria del Ministerio de Desarrollo Social y ya completó 7 de las 9 unidades del curso de Programadores.

Lucas también culminó la unidad 7 y expresó que “para ayudar a los compañeros con los ejercicios más difíciles hay que volver a pensarlos, y los entiendes mejor. Hay un montón de ejercicios que ya los había resuelto y después de explicárselos a alguien, volví y los cambié para que quedarán mejor”.

Para el joven, la perseverancia es lo más importante a la hora de progresar: “Me resultó fácil al principio, pero después va progresando la dificultad y hay momentos donde estuve trabado en algunos ejercicios, no veía la solución, así que dejé ese ejercicio y seguí con otros. Luego volvía al ejercicio donde me había trabado y lo pude resolver. En algunos casos hice preguntas en el grupo y me ayudaron los administradores y un par de compañeros”.

“Es importante no desanimarse. Hay ejercicios que costaron, pero ahora las vuelvo a ver y no parecen tan difíciles”, finalizó Lucas.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Ciencia y Tecnología.