El gobernador Alberto Rodríguez Saá brindó una entrevista a Radio Del Plata en la que se mostró orgulloso por la política humanitaria desarrollada por San Luis con los refugiados sirios. Además explicó por qué el modelo San Luis “sobrevive” a los gobiernos nacionales y volvió a poner énfasis en que “hay 2019 para el peronismo”.

Foto de archivo.

En primer lugar, Alberto valoró los premios recibidos en Suiza por las políticas digitales que lleva adelante la Provincia. Al mismo tiempo, calificó como “muy emotivo” el nacimiento de Lila, el primer bebé de un matrimonio de refugiados sirios nacido en San Luis: “Vinieron hace poco más de un año, por lo que fue concebida en San Luis y es una ‘puntanita”. Y agregó: “Nos ponemos en los zapatos de los refugiados sirios porque vienen de un horror, tienen mucho miedo y no tienen libertad; llegaron a San Luis y los estamos ayudando en todo. Cuando reine la paz en su lugar, decidirán ellos”.

Al ser consultado sobre por qué San Luis, pese a los gobiernos nacionales de turno, pudo mantener su autonomía para ofrecer un estado de bienestar a los sanluiseños, Alberto aseguró que “tenemos claros los objetivos”. “Soñamos y nos gusta cumplir los sueños. Soñar la política para dentro de 20 años es egoísmo y una pesadilla. Hay que llegar al Gobierno y cumplir lo que se prometió. No hay que desviar los objetivos y hay que tener un manejo administrativo serio”.

También explicó la importancia del equilibrio fiscal, “no como el Gobierno nacional que se endeuda para pagar déficit”. Asimismo, y al hablar de gestión, puso en primer lugar a los humildes “teniendo en cuenta qué cosas padecen”, a los niños y a los ancianos. “Hay que trabajar para los pobres y los trabajadores porque se gobierna de la periferia al centro”, consideró Alberto.

Durante la entrevista, que se extendió por 15 minutos, el gobernador de San Luis fue muy crítico con el Gobierno nacional porque “castiga” a los opositores, y citó una situación puntual que perjudica a los puntanos, como la quita de medicamentos a los enfermos de SIDA. “Hay que hacer política para unir a la familia, unir la gente y tener esperanza”, dijo.

Por otra parte, celebró los aumentos salariales otorgados por su gestión desde que asumió en diciembre de 2015, que benefició “no sólo a los docentes, sino a toda la administración pública, como empleados públicos, judiciales, policías, entre otros sectores”. Pero no se detuvo en el incremento del 21% para este 2018, y recordó que en 2016, el aumento fue del 40% y en 2017 fueron del 38 al 60%: “Esto genera un mejor clima, no es que todo el mundo está bien porque es la lucha de todos los días, pero hay una interesante paz social y vamos por un buen camino, cerca del pleno empleo”, sostuvo.

“Hay 2019′ es unidad y no hacer leña del árbol caído”

En otro tramo de la entrevista, volvió a poner sobre la mesa que “hay 2019 para el peronismo”. Aunque consideró que “es una tarea difícil” lograr la unión, insistió en que hay que “dejar los nombres y las diferencias con los compañeros de lado porque la gente necesita tener esperanza”. “¿Alguien tiene dudas de que unidos ganamos?”, cuestionó.

“Tenemos que unirnos y seducir con nuestra verdad a la gente que está decepcionada con este Gobierno, y a los que están indecisos”, propuso Rodríguez Saá, con una elección interna que “favorece la transparencia de los candidatos”.

Nota: Andrés Acosta.