Nació el miércoles 11 en la Clínica Italia. Tras una cesárea, pesó 3,400 kilos y es la primera hija de refugiados sirios nacida en San Luis. Con su llegada, Maya (33 años) y Joseph (37) son padres por tercera vez: ya tenían a Housip (9) y Abelardo (1 año y 6 meses). Hace 13 meses eligieron San Luis como su nuevo lugar, tras huir de una Alepo en guerra.

Entre globos de colores y ramos de flores, Lila duerme cómoda en los brazos de Maya, su mamá. Desde muy cerca la miran, como custodios, sus hermanos Housip y Abelardo. La llegada de la niña llenó la casa de alegría y le cambió la vida a esta familia de refugiados sirios que hace un año y medio llegaron a San Luis para alejarse de la guerra que todavía sacude a su país.

Lila, mientras duerme, ignora que hace tres días hizo historia al ser la primera hija de refugiados en nacer en San Luis. La pequeña nació el miércoles 11 en la Clínica Italia, por cesárea, a las 11:10. La niña pesó 3,400 kilos y midió 49 centímetros. Tanto Lila como su mamá están en perfectas condiciones. La alegría de su llegada alcanzó al resto de los 38 refugiados sirios que llegaron a la provincia luego de que San Luis decidiera recibir a personas que huyen de la guerra y se erigiera en Estado Llamante.

En la tranquilidad de su casa en las residencias de la Universidad de La Punta, Joseph, el papá de Lila, contó cómo vive la familia estos momentos de enorme felicidad. “Ahora estamos muy felices con el nacimiento de Lila Rafaela. Nos atendieron muy bien en la clínica, los médicos. Todo resultó muy bien, queremos darles las gracias por la atención, también al gobernador Rodríguez Saá y a Liliana Scheines, que siempre está cerca nuestro y toda la gente de San Luis”, expresó Joseph, el orgulloso papá.

“Lila es la primera puntana hija de refugiados o puntanita. Estamos contentos por eso y la gente de San Luis es muy amable con nosotros. Los sanluiseños nos quieren, son muy buenos con mi familia. Acá la gente es muy amable, muy tranquila. Me encanta San Luis, no sólo por la tranquilidad, también porque los puntanos siempre quieren ayudar, sean adultos o chicos. Estamos muy tranquilos en la provincia”, agregó Joseph.

“Housip está yendo a la escuela, a la Corazón Victoria, y está muy feliz. Aprende muy rápido el idioma y le gusta mucho su escuela. Su ídolo es Messi y es hincha de la Selección argentina”, reveló el jefe de familia.

En un tramo de la charla, Joseph se refirió a la difícil actualidad del país que lo vio nacer. “Allá ahora la vida es muy complicada, la guerra sigue. Acá es muy tranquilo y nos estamos adaptando. Yo trabajo en la Sociedad Sirio Libanesa, allá en Alepo era comerciante”, explicó.

“Mis amigos y mi familia que quedaron en Siria me escuchan cuando les cuento lo que es San Luis y saben que estoy muy bien, mucho mejor que en Alepo. No sé si ellos quieran venir aquí, pero sí hay mucha gente que está saliendo de Siria, pero a otros países. Yo elegí venir a Argentina y estamos felices en la provincia”, reveló.

“Acá tenemos muchos amigos, pero no tengo familiares. Estamos todos los días en contacto con mis familiares en Siria. Están felices con la llegada de Lila. Siempre me piden fotos o videos de mis hijos y ahora me piden de la beba”, sostuvo Joseph con una gran sonrisa.