El sueldo de los maestros de todo el país creció menos que la inflación en casi todas las provincias, y cayó en promedio $1.600 en los últimos dos años.

Sólo dos provincias mejoraron el salario de los docentes en los últimos dos años: Salta y San Luis. En San Luis, la mejora en el poder adquisitivo fue de 1.462 pesos. En Salta, el salario de un maestro con diez años de antigüedad deflactado es 270 pesos más alto que en 2015. En el resto de los distritos, la paga de los docentes disminuyó en términos reales.

Los salarios de los docentes tienen menos poder de compra que hace dos años. El salario real actual (es decir, descontada la inflación) es, en promedio, 1.600 pesos más bajo que el de 2015, según se desprende de estadísticas oficiales que relevó el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

En la provincia de Buenos Aires, el salario real promedio de un docente de nivel primario con diez años de antigüedad es 471 pesos más bajo que en 2015. En la Ciudad de Buenos Aires, la pérdida fue aún mayor, de 1.550 pesos mensuales.

En las provincias de la Patagonia es donde más disminuyó el poder adquisitivo. En Santa Cruz, el salario real cayó 7.100 pesos en términos reales, y en Tierra del Fuego la pérdida de poder adquisitivo fue de 7.337 pesos.