El Ministerio de Salud de San Luis realizó distintos talleres en busca de concientizar sobre una problemática que afecta a millones de niños en todo el planeta.

Los talleres se realizaron en dependencias del Hospital San Luis.

Bajo el lema “Cuándo sospechar cáncer en el niño”, el doctor Diego Romero Guiñazú, jefe del Cuerpo Médico del Centro Oncológico Integral Provincial, y el doctor Guillermo Monarde, subjefe de la Sala de Pediatría del Hospital San Luis, dictaron talleres de prevención sobre esa enfermedad. Las charlas estuvieron destinadas al personal de salud –médicos, enfermeros y agentes sanitarios– que trabajan en la atención de niños con cáncer. Los talleres se realizaron en el Hospital San Luis.

“Lo más importante es capacitar a los agentes de salud porque la mayoría de los casos se resuelve de manera exitosa cuando son diagnosticados en tiempo y forma, y son tratados correctamente. Hay que concientizar a la población y perder el miedo. Saber que el cáncer infantil es muy curable, más del 61 % de los casos a nivel país superan la enfermedad. Es fundamental saber que el diagnóstico precoz es la clave para que el paciente tenga mayores posibilidades de curación”, afirmó Romero Guiñazú.

Las clases estuvieron dirigidas a personal médico que atiende a chicos.

El cáncer es una enfermedad con una incidencia muy baja en los niños. Según datos del Registro Oncopediátrico Argentino (ROHA), en la Argentina se diagnostica anualmente cáncer a alrededor de 1.300 chicos y adolescentes de hasta 15 años, siendo los más frecuentes las leucemias y los tumores cerebrales.

El cáncer en pediatría es curable. El diagnóstico temprano, el tratamiento adecuado y el cuidado integral del paciente, mejoran las posibilidades de sobrevida de los pacientes. Las leucemias, que representan el cáncer más frecuente en niños, tienen una sobrevida global superior al 60 %. En tumores renales la sobrevida global supera el 70 %, mientras que otros tumores como el retinoblastoma, considerado de mejor pronóstico, alcanzan una sobrevida global cercana al 90 %. Los datos presentados se refieren a sobrevida global a los 5 años del diagnóstico.

En tanto el doctor Monarde comentó que “lo más recomendable es que los papás lleven a los chicos a hacer los controles pediátricos periódicos”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Salud.