Gustavo Burgos, 6to Dan y entrenador de la Selección Argentina de taekwondo ITF, que recientemente participó con el equipo nacional en la Copa del Mundo de Bielorrusia, destacó el complejo deportivo.

“La verdad, esto es otro país. Uno tiene la posibilidad de viajar al exterior todos los años y no he visto centros deportivos como el que tienen ustedes. Esto demuestra que San Luis está a un nivel internacional. A este Campus lo observo y no deja de emocionarme. Tanto el personal que está a cargo, los profesores, la contención interdisciplinaria, las instalaciones… esto debería ser conocido por todo el país y te aseguro que cualquiera que venga de otros países se vería impactado”, sentenció Burgos, quien llegó invitado por la prensa del Campus y fue recibido por Jorge Villegas, jefe del Programa de Deportes del “Arturo Rodríguez Jurado”; Jorge Cabrera, referente de los deportes de contacto y máxima figura del taekwondo provincial; el licenciado en kinesiología Fabio Zavala, que está al frente del cuerpo médico; y Luciano Pellegrini, coordinador del Campus.

“Uno va hablando con cada uno de ustedes, por separado, y todos hablan el mismo idioma, desde el conocimiento a los objetivos; los felicito”, dijo el DT de la Selección Argentina de taekwondo, que dirigió al equipo albiceleste en el Mundial y fue subcampeón en la división veteranos.

Existen dos estilos diferentes de taekwondo, cada uno asociado a una de las dos grandes federaciones que existen actualmente a nivel mundial: el estilo ITF (Federación Internacional de Taekwondo y primera federación oficial) por la que se rige Burgos, y el estilo WTF (asociado a la Federación Mundial de Taekwondo), donde se mueve Cabrera.

El maestro puntano dijo conocer “a los maestros del maestro Burgos, y es como ver un hijo de un amigo. Dan placer sus manifestaciones, que para nosotros no son una sorpresa, pero sí un halago superlativo porque vienen de alguien que viaja y conoce”.

Burgos habló de tener la “mente abierta y no cerrarse, porque si lo hacemos no avanzamos, y recién cuando reconocemos los errores uno mejora”.

En relación a las divisiones del taekwondo, para Burgos “ninguno es más que nadie, siempre hay que ser alumno y aprender”, a lo que Cabrera agregó “el sueño de un taekwondo unido”.

Burgos, acompañado de su esposa Silvia y su hija Malena, elige San Luis para sus vacaciones “desde hace seis años, y cada vez que venimos la sorpresa es mayor. ¿Cómo hacen para generar tanto y en diversas áreas?”, se preguntó Gustavo, asombrado, mientras no dejaba de sacar fotos.

 

Nota y fotos: Prensa Campus ULP.