Con sólo 15 años,  la villamercedina es una de las mejores exponentes del deporte madre. Se destaca en las pruebas con vallas.

Camila Quiroga, una joven talentosa dentro del atletismo puntano.

La adrenalina es su común denominador. Es una gran velocista. Las pruebas con vallas son su especialidad. Tiene 15 años y cuenta con un futuro enorme. Es Camila Quiroga, la atleta villamercedina que abrazó este deporte gracias a su padre, que es profesor de educación física, y de chica la llevaba a presenciar sus clases en el Parque Costanera Río Quinto. Así nació el amor de Cami por el atletismo. Primero empezó jugando, después se dio cuenta que le gustaba y comenzó  a entrenar. Ese juego se transformó en una pasión, que hoy la vuelca en cada competencia. Vive por y para el atletismo. Empezó cuando tenía 9 años.

Entrena todos los días dos horas. Pasó a 4to año en el Instituto “Nuestra Señora del Carmen”. Se hace tiempo para todo. Ama correr, pero no por ello descuida a la escuela y la familia. Su papá Mario y su mamá  María Inés son sus principales fans, aunque ella dice que sus hermanos Álvaro (20), Agustina (19), Ignacio (17) y Salvador (11), también hacen fuerza para que a ella le vaya bien.

Tiene la mirada inocente y cristalina propia de la edad. Es una chica segura. Sabe lo que quiere. El día que le dijo a sus padres quiero correr, fue muy en serio. De ahí en más entrenó duro. Los logros que cosechó en su corta carrera son el fruto del talento y del sacrificio. Haga calor o frío no es excusa, lo mismo entrena. Esté cansada o no, no es excusa, lo mismo se va a correr y a tratar de bajar marcas para llegar de la mejor manera a cada cita. Es responsable, tanto en el deporte como en el colegio. No le gusta improvisar. Asimila rápido los consejos de la familia.

Tiene cuatro Juegos Evita. A los 11 años ya había debutado en este certamen. Hacía un par de temporadas que había abrazado el atletismo y la vida le dio la chance de representar a San Luis. Es protagonista siempre. El oro en la posta 4 x 100 que logró en Mar del Plata es uno de los tantos éxitos que tiene. Se puso la camiseta de San Luis en innumerables torneos. Su técnica, velocidad y coordinación la posicionan como una de las corredoras de velocidad y vallas con mayor proyección en la provincia, así lo demuestran los resultados y los registros.

Tiene como meta seguir mejorando las marcas personales y ser de la partida en competencias nacionales e internacionales, esa es la medida que ella quiere para saber hasta dónde puede llegar y superarse. Los objetivos más cercanos son los Juegos Evita, la Copa de Clubes, los campeonatos nacionales y los Juegos Binacionales.

Tiene como ídolo a Usain Bolt. “Me gusta lo que hago y desearía seguir en estos por muchos años más”, dice Camila con la misma seguridad con la que encara cada prueba. El atletismo le abrió puertas. Hizo amigos. Conoció muchos lugares. Es su lugar en el mundo. Es feliz en una pista. Es feliz corriendo.

 

Nota y foto: Daniel Valdés.